Piratas esperan grandes cosas de Polanco en 2015

Piratas esperan grandes cosas de Polanco en 2015

BRADENTON, Florida -- Durante los primeros dos meses de la temporada pasada, el dominicano Gregory Polanco llamó la atención de todos los seguidores de las Grandes Ligas, que prácticamente exigieron que los Piratas lo subieran de Triple-A. A mediados de junio Polanco respondió a los clamores y aumentó los elogios con un debut que los Bucaneros no habían visto en sus 127 años de historia.

Y después de comenzar con una racha de 11 juegos con al menos un imparable, su desempeño gradualmente fue descendiendo, hasta que completamente desapareció bateando .103 en sus últimos 34 partidos, jugando como titular en apenas cuatro de los 37 encuentros del club.

Este pudo ser el mayor estancamiento que las Gran Carpa ha visto. Posiblemente el más notable desde que Willie Mays bateó de 26-1 para comenzar su gran carrera.

Ahora, para su segundo acto, el quisqueyano saldrá a demostrar el verdadero jugador que es. Y puede ser algo para seguir de cerca.

"Me siento bien, sigo mejorando mi swing. Me estoy preparando para la temporada -- entonces es el momento correcto para entrar en ritmo", manifestó Polanco, quien se acerca a su forma a una semana del Día Inaugural.

Los Piratas tienen jugadores que pueden marcar la diferencia. Pero Polanco sería la principal clave para su destino. El versátil conjunto del piloto Clint Hurdle podría compensar si Polanco llega a fallar. Pero Pittsburgh no tiene otro guardabosque que pueda reemplazarlo. Así que los Bucaneros dependen de que Polanco encuentre su puesto entre su compatriota Starling Marte y Andrew McCutchen para completar el trío perfecto.

El reconocido nuevo mánager de los Cachorros, Joe Maddon, hablando con entusiasmo de lo que le espera en la División Central de la Liga Nacional, señaló algunos nombres. Uno de ellos fue un jugador de 23 años de edad apodado El Coffee -- porque el café es fuerte en su país natal.

"Pude ver por primera vez al muchacho Polanco, y lo bueno que puede ser", expresó una vez Maddon de la nada.

El gerente general de los Piratas, Neal Huntington, no le había prestado atención a los reclamos por Polanco porque no quería que un ascenso prematuro resultara en un problema que afectara su confianza. El obstáculo vino. Pero la confianza sigue ahí.

"No fue fácil", reconoció Polanco, reflexionando sobre sus últimos dos meses como novato. "Nunca pasé por un mal momento sobre el terreno, y fue difícil. Pero aprendí. Ahora demostraré que no soy la clase de jugador que fui en los últimos dos meses. Es una página nueva, un año nuevo. Estoy preparado y seré mejor".

Eso no es simplemente la energía y optimismo natural. Aquella promesa es basada en tres sucesos palpables.

Después que mermó la adrenalina de su debut en las Grandes Ligas, Polanco se desgastó al jugar casi sin parar por 20 meses. El resultado fue que el equipo le sugirió que no jugara en la pelota invernal.

Llegó a los Entrenamientos de Primavera sin haber jugado "por el más largo trecho de mi vida".

Segundo, siguió un régimen de temporada muerta recetado por el equipo para agregar 20 libras de peso. Eso aumentaría su poder y, sobre todo, su durabilidad.

Por último, ha visto una buena cantidad de lanzamientos rompientes que muchos pronosticaron le iban a dar problemas. Ahora está listo también para causar problemas.

"No conocía el juego en este nivel. Eso fue lo difícil.", indicó Polanco. "Ahora estoy más preparado. Toda la pretemporada he visto toda clase de tiros, contra máquinas y lanzadores".

Hay una muestra fresca para los que dudan de un repunte de Polanco. Comenzó la Liga de la Toronja bateando de 29-4, luego comenzó a pegarle bien a la pelota pero resultaban en outs, después comenzó a "encontrar grama", como se dice.

Lo interesante es que el giro de Polanco comenzó en los Entrenamientos de Primavera de liga menor, recordó Hurdle, refiriéndose a una breve estadía para darle turnos adicionales.

Vale la pena decir que las Ligas Menores no lo volverán a ver en un buen tiempo.