Bravos ahora lucen como un equipo en transición

Bravos ahora lucen como un equipo en transición

Hubo una época en la que era bastante fácil identificar el favorito para ganar el Este de la Liga Nacional. Equivocarse con los Bravos de Atlanta era utópico.

Bajo la dirección del manager Bobby Cox, esos equipos solían tener a tres ases con los apellidos Smoltz, Glavine y Maddux. Lo que ocurre en 2015 es que todos ellos están en el Salón de la Fama, y Chipper Jones está esperando por su turno en 2018.

Por primera vez en las últimas dos décadas, Atlanta es un equipo del montón que no suena en lo absoluto para clasificarse a los playoffs.

Apenas dos años después de conquistar la división, los Bravos están en transición en todos los sentidos. Tras derrumbarse en la recta final de la pasada campaña, despidieron al gerente Frank Wren y purgaron la nómina.

Justin Upton, Jason Heyward y Evan Gattis, sus tres principales artilleros, fueron traspasados. Con la salvedad del pitcher abridor Shelby Miller, obtuvieron prospectos para robustecer sus filiales en las menores. Hubieran querido deshacerse del pesado contrato de su jardinero B.J. Upton, pero nadie mordió el anzuelo.

Con John Hart como nuevo gerente, el plan de los Bravos no puede ser más nítido: su mira está puesta en 2017, año en el que tienen previsto inaugurar un nuevo estadio en los suburbios de la ciudad.

Su manager Fredi González, sin embargo, pone buena cara ante los pronósticos agoreros: "Hicimos varios canjes importantes para mantenernos competitivos. La gente piensa que estamos reconstruyendo, pero la verdad es que no presto atención a lo que se dice será nuestra posición este año".

------

¿UN MANAGER EN LA CUERDA FLOJA?

Atlanta está en una división en la que los Nacionales de Washington son ampliamente favoritos, con los Mets de Nueva York y Marlins de Miami en efervescencia. Su lucha será con los Filis de Filadelfia por salvarse de quedar en el último lugar.

Tras terminar la pasada campaña con foja de 79-83, los Bravos se desprendieron también de los lanzadores Kris Medlen y Brandon Beachy luego que ambos debieron someterse a cirugías reconstructivas de ligamento en el codo. También dejaron partir a Ervin Santana y Aaron Harang, pitchers que adquirieron por una mera campaña.

"Creo que perdimos a mucha gente, pero nuestro roster ahora es mejor", sostuvo González.

El piloto no tuvo la culpa del colapso de 2014, en el perdieron 18 de sus últimos 25 juegos. Eso se debe atribuir a la pésima ofensiva. Se debe recordar que, en sus tres primeros años como piloto, los Bravos avanzaron a los playoffs en dos oportunidades, incluyendo un banderín de la división en una oportunidad, y quedaron eliminados de la postemporada en el último día.

González sigue en el puesto, pero el cubano sería el que acabe pagando los platos rotos si las derrotas se amontonan en los próximos meses.

"El objetivo no cambia para mí", afirmó. "Nuestro objetivo es estar en los playoffs".

--------

LO QUE DEBE SALIR BIEN:

Aunque su ofensiva seguirá siendo uno de las más blandas de las mayores, los Bravos pueden ilusionarse con sus lanzadores.

Estableciéndose como as de la rotación, el derecho colombiano Julio Teherán (28-21, 3.03 en las últimas dos campañas) viene de un 2014 en el que fue seleccionado para su primer Juego de Estrellas.

Teherán tiene 24 años, al igual el zurdo Alex Wood (11-11, 2.78) y Miller (25 triunfos con San Luis entre 2013-14). Si el zurdo Mike Minor (27 años), logra recuperarse de dolencias en el hombro, el potencial de la rotación promete. El zurdo Eric Stults, procedente de San Diego, y el derecho Mike Foltynewicz, ex de los Astros, son los otros integrantes.

También cuentan con Craig Kimbrel, considerado como el cerrador más dominante de las mayores, uno que viene de liderar la Nacional en salvados por cuarto año seguido tras anotarse 47.

La estrella solitaria en el orden ofensivo es Freddie Freeman, su primera base de 25 años que registró un OPS de .847, además de disparar 18 jonrones.

Y nadie se querrá perder el recital en defensa que Andrelton Simmons es capaz de ofrecer en el campocorto. El curazoleño ganó su segundo Guante de Oro, pero su aporte con el madero es tenue, con un embasado de .291 los últimos dos años.

------

EL PEOR ESCENARIO:

Pese a la presencia de Upton, Heyward y Gattis, los Bravos quedaron penúltimos en las mayores en anotadas. Ahora tendrán que raspar la olla para fabricar carreras, con trotamundos del béisbol como el jardinero central Eric Young Jr. y el jardinero izquierdo Jonny Gomes. El único refuerzo destacado fue el del veterano jardinero derecho Nick Markakis, un agente libre que contrataron y luego debió someterse a una cirugía por un disco herniado en el cuello. Su tercera base Chris Johnson se ponchó 159 veces el año pasado.

Hay dos novatos en la alineación: el panameño Christian Bethancourt reemplaza a Gattis en la receptoría y Jace Peterson es el nuevo segunda base.

Luego de firmar un contrato 75 millones de dólares por cinco años, el jardinero central previamente conocido como B.J. Upton entró en un declive pronunciado (.198 de promedio con 51 impulsadas y 324 ponches en 2013-14). Se cambió el nombre a Melvin y comenzará el año alternándose con Young en el central. B.J. o Melvin, como quiera llamarse, parece condenado a ser una de las peores contrataciones en la historia.