Bate de Wilín Rosario le brinda versatilidad a Rockies

Bate de Wilín Rosario le brinda versatilidad a Rockies

GLENDALE, Arizona - El manager de los Rockies, Walt Weiss, pasa los días quebrándose la cabeza para tratar de acomodar a tres receptores en el roster. Wilín Rosario, por su parte, se mantiene ocupado ya sea trabajando tiempo extra en la primera base o tratando de educarse más en la receptoría.

Pero todo ese tiempo de trabajo vale la pena cuando Rosario sostiene un bate en sus manos.

Rosario salió desde la banca en la séptima entrada el lunes y respondió con un doblete contra la barda del jardín izquiedo-central para traer al plato la carrera de la ventaja en la victoria por 5-1 sobre los Cerveceros. Con dos hits más como el cátcher titular en el triunfo del martes por 7-6 sobre los Medias Blancas, Rosario elevó su promedio de bateo a .324, con dos cuadrangulares, nueve carreras producidas y un porcentaje de slugging de .514.

Por lo tanto, Weiss percibe a Nick Hundley como su receptor titular y a Michael McKenry como su reserva. La presencia de McKenry le permite a los Rockies utilizar a Rosario como un bate de poder desde la banca cuando el quisqueyano no esté en el lineup. La habilidad de Rosario para castigar al pitcheo zurdo debería generarle algunos juegos como titular, al igual que en días en los que el inicialista Justin Morneau necesite un descanso. También podría iniciar detrás del plato en contra de lanzadores que se le acomoden ofensivamente.

"Como manager, sé que el timonel de la oposición estará buscando nuestra alineación y va a preocuparse por ese bate, sin importar qué lugar del orden ocupe", aseguró Weiss. "Ya sea como receptor ese día o como inicialista ese día o se encuentra en la banca ese día, tiene que imaginarse un turno al bate en la recta final del juego y de qué forma va a neutralizar a ese oponente".

Rosario fue blanco de duras críticas por sus deficiencias en la defensa en las últimas temporadas como receptor titular de los Rockies. El oriundo de Bonao procura trabajar extra en los días en los que sabe que va a jugar en la receptoría en la Liga del Cactus, y en la inicial con el asesor especial del club, el mexicano Vinny Castilla, y el coach de la antesala/infield Stu Cole en días en los que juega esa posición. Debido a que muchas situaciones con la pelota en juego serán nuevas para él, Rosario sabe que será un trabajo en progreso en la primera base.

"Estoy listo", exclamó Rosario. "Somos humanos. Tarde o temprano vamos a cometer un error. Vamos a fallar. Pero cuando me despierto por la mañana, digo, 'Gracias a Dios por otro día, vamos con todo'".

Rosario puede manejar toda la responsabilidad a la defensiva debido a que es una amenaza con el madero siempre y cuando esté sano. El año pasado, una larga batalla contra la gripe, una lesión en la muñeca izquierda y su mano derecha amoratada limitaron su cuota de jonrones a 13. El toletero derecho se combinó para 49 bambinazos en 2012 y 2013.

"Me gusta batear", destacó Rosario. "Todos lo saben".