A pesar del susto, Kershaw completó cinco innings.

MESA. -- Ambos ases -- Clayton Kershaw de los Dodgers y Sonny Gray de los Atléticos - tuvieron unas sólidas actuaciones en el juego en los Dodgers fueron dejados en el terreno 3-2 por los Atléticos.

Los Dodgers estuvieron dominando hasta el noveno inning cuando los Atlé reaccionaron con las dos carreras que voltearon el marcador. Después que Oakland llenara las bases contra Blake Smith con un boleto, un doble y un boleto intencional en el noveno inning, los Atléticos anotaron la del empate en una jugada de doble-play, y luego la ganadora remolcada por un sencillo de Luke Carlin.

Lo que casi se convierte en la historia del juego, sin embargo, fue el susto que sufrió Kershaw en el tercer inning al ser golpeado por una línea bateada por Andy Perrino, el antesalista de Oakland. El lanzador fue golpeado en el lado izquierdo de su quijada pero luego de la visita de los entrenadores y un lanzamiento de calentamiento se mantuvo en el juego hasta el quinto episodio. "Asustado? Supongo que sí" dijo Kershaw. "Se sintió como si me hubiesen pegado un lanzamiento. Nada serio. No creo haber sentido mucho pánico. Tenía dolor. Creo que perdí unos dientes. Creo que mañana me sentiré adolorido. Me siento bien ahora."

El as de los Dodgers retiró a 15 de 18 bateadores que enfrentó, permitiendo una carrera con tres hits mientras abanicaba a cuatro. Él contribuyó con su bate al conectar en su primer turno el primer hit del cuerpo de lanzadores de su equipo en los entrenamientos.

Gray, el ya anunciado abridor del Día Inaugural de Oakland, lanzó tres entradas en blanco antes de que los Dodgers lo descifraran en el cuarto inning para anotarle par de carreras. El derecho de 25 añ retiró a cinco de sus últimos seis bateadores y salió del partido con un out en el sexto episodio luego de permitir dos carreras con cuatro hits, dos boletos y tres ponches en su tercera presentación en la Liga del Cactus.

El zurdo de los Atléticos, Barry Zito, en el medio de un intento de regreso al beisbol luego de perder toda la temporada 2014, abanicó a cinco en tres entradas perfectas.