D-backs esperan tener una temporada saludable

SCOTTSDALE, Arizona - Parecíó que una plaga, una maldición, o un poder superior no fueron fanáticos de los Diamondbacks de Arizona en el 2014. Sólo nueve jugadores en el roster de 25-hombres del Día Inaugural sobrevivieron la temporada completa en la lista activa. Los D-backs esperan que ese número se aumente en el 2015.

Entre las lesiones numerosas estuvo la mano rota de Paul Goldschmidt y A.J. Pollock mientras Bronson Arroyo perdió los últimos 90 juegos de la temporada durante su recuperación de la cirugía Tommy John.

"Definitivamente fue un poco decepcionante," dijo Arroyo acerca de la campaña 2014. "Durante un punto estábamos aquí en la rehabilitación y teníamos un equipo completo de las Grandes Ligas mientras el equipo estaba de viaje. Es imposible competir así."

Los D-backs presentaron 19 novatos en el 2014, un récord de la franquicia y la segunda cantidad más alta detrás de los Rangers de Texas el año pasado. Los 650 juegos combinados que jugaron esos novatos lideraron las Grandes Ligas. Arroyo nunca había pasado un día en la lista de lesionados hasta la temporada pasada.

Para Arroyo, todo tiene que ver con la mentalidad.

Arroyo dice que pasa mucho tiempo en el salón de pesas y hasta en la piscina para rehabilitar su brazo. El levantaba pesas con su padre a la edad de 6 años, y eso lo ha ayudado desarrollar su durabilidad.

"Creando la consistencia empieza con lo pequeño antes de llegar a lo grande," dijo Arroyo. "Grande es dominar el juego de béisbol. Pequeño es la hora que uno se acuesta en la noche y lo que comes. Uno crea lo pequeño, que es la consistencia en el salón de pesas. Uno sabe cuál es su propio programa. Uno sabe lo que lo hace sentir mal. Todo eso llega ser algo muy grande al final."

Antes que los D-backs construyan, ellos tienen que comenzar con una fundación limpia. Ellos esperan mejorar luego de terminar con marca de 64-98 y quinto lugar en la división oeste de la Liga Nacional. "Todos aquí quieren borrar el año pasado. Fue un año terrible, un comienzo terrible," dijo Arroyo. "No hay ninguna manera de salir de ese hueco con tantos novatos en las Grandes Ligas."

La salud de los jugadores siempre está en la mente del dirigente Chip Hale, que indicó que ninguna lesión ocurrirá debido a un error un desorden en el clubhouse.

"Mi trabajo es asegurar que ellos no se cansen físicamente," dijo Hale. "La organización hace un buen trabajo con la comida, entrenamiento, y por eso pienso que eso no es el problema. Cuando uno tiene un año con muchas lesiones, a veces son cosas extrañas."