Minnesota cuenta con Molitor para salir del sótano

Minnesota cuenta con Molitor para salir del sótano

En el deporte profesional de Estados Unidos, los Mellizos de Minnesota han sido un modelo de estabilidad. Con sus credenciales de miembro del Salón de la Fama, Paul Molitor es apenas su tercer piloto en casi tres décadas.

Con numerosos prospectos, los Mellizos son un equipo a punto de entrar en ebullición pero que probablemente repita en el último lugar dentro de una división cada más fuerte.

Molitor busca imponer disciplina en el vestuario. Una medida es prohibir que los jugadores usen sus teléfonos y tabletas móviles 30 minutos antes del primer lanzamiento y hasta el final del partido.

Sólo un puñado de jugadores elevados al Salón de la Fama aceptó el desafío de dirigir equipos. Los antecedentes de Ted Williams, Yogi Berra y Frank Robinson no presagian un porvenir exitoso para Molitor.

Durante sus cuatro años como piloto de los Senadores de Washington y los Rangers de Texas, Williams acumuló un porcentaje de victorias y derrotas de .429.

Berra ganó 99 juegos cuando debutó como dirigente de los Yanquis de Nueva York en 1964, pero lo despidieron tras perder la Serie Mundial ante los Cardenales de San Luis ese mismo año. Luego de conducir a los vecinos Mets entre 1972-75 con porcentaje de .497, regresó al Bronx en 1984 y el dueño George Steinbrenner lo echó tras apenas 16 juegos en 1985.

Robinson asumió la doble función de jugador y mánager con los Indios de Cleveland en 1975. Fue el Mánager del Año de la Liga Americana en 1989, pero nunca clasificó a sus equipos a los playoffs al conseguir un porcentaje de .475 a lo largo de 16 temporadas.

El más reciente miembro de Cooperstown en tomar las riendas fue Ryne Sandberg, quien tuvo foja de 73-89 el año pasado en su primera temporada completa con los Filis de Filadelfia.

Bob Lemon es tal vez el que mejores resultados logró con un porcentaje de .516, consagrando campeones a los Yanquis en 1978 luego de sustituir en plena campaña a Billy Martin.

"Mientras más te alejas de tu tiempo como jugador, adquieres una mejor perspectiva sobre ser un maestro e instructor", dijo Molitor. "Como en muchas cosas, el tiempo te ayuda a tener una mejor perspectiva. No creo que tendré problemas, para ser franco. Puede ser por todo el tiempo que llevo instruyendo a prospectos o porque ha pasado tanto tiempo desde que era jugador".

------

NUEVA ERA EN MINNEAPOLIS:

Molitor, quien acumuló 3.319 hits en su carrera como pelotero, reemplaza a Ron Gardenhire. Su predecesor tuvo un porcentaje de .550 con seis apariciones en la postemporada en sus primeras nueve campañas al frente, pero el equipo promedió 96 derrotas en sus últimas cuatro temporadas, hundiéndose en el fondo de la Central de la Liga Americana.

Como instructor en las menores de la organización, Molitor está bien familiarizado con la nueva camada de jugadores.

Su asignatura primordial será acelerar el avance del jardinero izquierdo venezolano Oswaldo Arcia, el designado puertorriqueño Kennys Vargas, el torpedero dominicano Danny Santana, el jardinero central Aaron Hicks y el cátcher venezolano Josmil Pinto.

Y los mejores diamantes aún no se ha bautizado en las mayores: el antesalista dominicano Miguel Sanó, el jardinero central Byron Buxton y el pitcher Alex Meyer.

------

LO QUE DEBE SALIR BIEN:

Que Joe Mauer recupere su nivel habitual. El primera base se perdió seis semanas el año pasado por el esguince de un oblicuo, costándole participar en el Juego de Estrellas que se disputa en la casa de los Mellizos. Rumbo a los 32 años, al tres veces campeón de bateo aún le quedan cuatro temporadas y 92 millones en su contrato.

La figura más destacada de la ofensiva fue el receptor Kurt Suzuki, quien fue seleccionado para su primer Juego de Estrellas en un 2014 en el que bateó para .288 y disputó en 131 juegos. El club le dio una extensión de dos años por 12 millones, lo que indica que mantendrá la titularidad mientras Pinto pule su juego detrás del plato.

Además, el segundo base Brian Dozier lideró al equipo con sus 23 jonrones y 145 hits. El jardinero derecho Torii Hunter vuelve al equipo donde debutó en 1997. Pero son 39 años encima y su papel será de mentor para los nuevos.

Su ofensiva despertó tras la pausa del Juego de Estrellas, anotando la tercera mayor cantidad de carreras (313) en las mayores.

------

EL PEOR ESCENARIO:

Los lanzadores de los Mellizos registraron la peor efectividad (4.57) en la Liga Americana por tercer año seguido. La excepción fue el abridor Phil Hughes, quien se apuntó 16 victorias y fijó un récord con la mejor proporción ponches-boletos en las mayores, de 11.63.

Por segundo invierno seguido, los Mellizos invirtieron millones por un correctivo. Ficharon al dominicano Ervin Santana por 55 millones y cuatro años. Pero al umbral de iniciar la temporada recibieron la noticia que Santana dio positivo por el esteroide Stanazol y recibió una suspensión que la costará la mitad de la temporada.

El año anterior se gastaron 60 millones en pactos por Ricky Nolasco y Mike Pelfrey. Los dos desentonaron, con Nolasco permitiendo 203 hits en 159 innings.

Hughes será escoltado en la rotación por Kyle Gibson, Tommy Milone, Nolasco y Pelfrey, éste último que había sido relegado al bullpen. Meyer, su mejor prospecto, podría aparecer en escena más adelante.

Arcia y Vargas tienen swings prodigiosos, pero ambos sufren con su disciplina en el plato. En el caso de Arcia, por ejemplo, se ponchó en un 31% en 410 apariciones.