Bethancourt sigue mostrando progreso con el bate

LAKE BUENA VISTA, Florida - El coach de bateo de los Bravos Kevin Seitzer no era parte de la organización cuando el panameño Christian Bethancourt pasó los primeros años de su carrera en ligas menores etiquetado como un tremendo receptor defensivo pero con limitaciones a la ofensiva.

A pesar del progreso que Bethancourt ha tenido en el plato mientras ha jugado las últimas dos temporadas por Doble-A Mississippi y Triple-A Gwinnett, todavía existen dudas acerca de su capacidad para batear a nivel de Grandes Ligas. Pero basado en lo que ha percibido en semanas recientes, Seitzer no ve razón para estar preocupado acerca del prospecto de 23 años de edad quien se está preparando para su primer campaña como el receptor titular de Atlanta.

"Tiene muy buenas manos y poder hacia todos los rincones del parque", destacó Seitzer. "Lo más importante para él es mantener ese enfoque, como lo hacen los demás. El muchacho está teniendo buenos turnos al bate y está haciendo los ajustes necesarios. Tiene bastante talento".

Esta evaluación es bien diferente a la que se desarrolló en el pasado, mientras Bethancourt batallaba en el plato en el proceso tradicional de ascenso anual de Clase-A Rome a Clase-A fuerte Lynchburg y luego a Mississippi del 2010 al 2012. Pero como producto de un enfoque ligeramente más disciplinado en el plato, el panameño ha producido un OPS de .700-plus en ambas de las últimas dos campañas por Mississippi y Gwinnett.

Con un físico ahora mejor dotado producto de la madurez natural, Bethancourt ha exhibido un poco más de potencial de poder durante la primera mitad de los entrenamientos primaverales. Ya ha conectado seis hits, incluyendo cuatro dobles, durante sus primeros 19 turnos al bate en la Liga de la Toronja.

El primer turno al bate de Bethancourt durante la victoria del sábado por la noche en contra de los Astros produjo un elevado de sacrificio hacia la banda contraria que fue atrapado en la franja de advertencia.

"El primer pitcheo fue una recta alta y afuera que conectó bastante duro hacia el jardín derecho-central", indicó Seitzer. "Teníamos a corredores en primera y tercera, y él sólo trataba de traer al corredor de la antesala al plato. Fue un gran enfoque y un gran swing".

Seitzer volvió a quedar impresionado dos entradas más tarde cuando el enfoque más disciplinado y paciente de Bethancourt le permitió reaccionar ante una curva que conectó con autoridad por el lado de la tercera base y rumbo al jardín izquierdo para un doble.

"No vas a poder lograr eso a menos de que estés pensando (conectar la bola) por en medio del cuadro y te estés dando la oportunidad de reaccionar tras prepararte para una recta", manifestó Seitzer. "Esa es la magia que ayuda a que todo salga bien. El muchacho tuvo muy buenos turnos al bate [la noche del sábado]".