Arizona vuelve a empezar con una nueva gerencia

Arizona vuelve a empezar con una nueva gerencia

Como nuevo mandamás de los Diamondbacks, Tony La Russa tenía que depurar un equipo que en los últimos tiempos se distrajo más en impartir lecciones sobre jugar béisbol con garra e indignarse por las celebraciones de sus rivales en el terreno que por ganar partidos.

Mientras pegaban el grito al cielo porque los Dodgers de Los Ángeles se dieron un chapuzón en su piscina, la cuenta de derrotas en Arizona se inflaba desde la conquista del título de su división en 2011. Tras un par de campañas en las que cerraron con foja de 81-81, los Diamondbacks terminaron 2014 con el peor récord de las mayores: 64-98.

Nombrado en mayo con el cargo de director de béisbol de la franquicia, La Russa despidió en el último mes de la campaña al gerente general Kevin Towers y luego al mánager Kirk Gibson.

Dave Stewart, el pitcher estelar de los Atléticos cuando La Russa dirigió a ese conjunto a fines de los 80 y principios de los 90, es el nuevo gerente. Chip Hale, un ex infielder que se desempeñaba como coach de banca en Oakland, debuta en las mayores como piloto.

Ya no se habla de tomar represalias "ojo por ojo", como una vez dijo Towers, cuando uno de sus jugadores recibía un pelotazo. De eso puede atestiguarlo Andrew McCutchen, el astro de los Piratas, que en agosto fue impactado en la espalda por una recta, supuestamente porque Paul Goldschmidt sufrió la fractura de la mano izquierda por un lanzamiento.

Los Diamondbacks vuelven a los fundamentos, como saber correr en las bases con criterio y jugar buena defensa.

"A nadie le gusta ser el hazmerreír. Noventa y ocho derrotas no está bien. Los jugadores son consciente de ello", afirmó Hale al iniciar la pretemporada.

------

NUEVO GIRO:
Tomar las riendas de un equipo hundido en el pozo pareciera ser una tarea infeliz para Hale, pero la verdad es que llega en un momento propicio.

Arizona acaba de alcanzar un nuevo contrato de transmisión televisiva de sus juegos, estimado sobre los 1.000 millones de dólares por los próximos 15 años.

No sorprende, entonces, que estuvieron diligentes en el receso de invierno al desembolsar casi 85 millones de dólares por dos peloteros cubanos: el toletero Yasmany Tomás y el pitcher Yoan López.

Hale también encuentra un núcleo sólido para trabajar con el primera base Goldschmidt, el jardinero central A.J. Pollock y el derecho Mark Trumbo.

La reputación de Hale es la de impetuoso, y eso le gusta a sus jefes.

"Queríamos a alguien optimista, que le de bríos a nuestro equipo", indicó Stewart.

Si las lesiones dan clemencia, los Diamondbacks pueden confiar en una recuperación. Pero tampoco es para poner la vista en octubre, menos en una división Oeste de la Liga Nacional en la que los Dodgers cuentan con un imponente roster, los Gigantes son los vigentes campeones de la Serie Mundial y los Padres se han reforzado como nunca.

------

LO QUE DEBE SALIR BIEN:
En una era en las que jonrones escasean en las mayores, tienen el potencial de disponer de tres bateadores capaces de pegar al menos 30: Goldschmidt, Trumbo y Tomás.

La lesión en la mano frenó a Goldschmidt tras 109 juegos, en los que había registrado estadísticas meritorias para ganar el Jugador Más Valioso: 19 jonrones, 69 impulsadas y slugging de .542. Uno de los mejoras movidas del régimen de Towers fue la extensión de contrato --32 millones por cinco temporadas-- que entró en vigencia en 2014. Se trata de una cifra súper módica por un productivo artillero que tendrá 31 años cuando cumpla la última campaña del pacto.

Pollock alzaba vuelo (seis jonrones y ocho robos) hasta que un lanzamiento de Johnny Cueto de los Rojos le fracturó la mano derecha en mayo, costándole tres meses de acción. Primero al bate en el orden ofensivo y brillante en defensa , el jardinero tiene el talento para redondear una campaña de 20/20.

Tomás, de momento, es un incógnita en cuanto a la posición defensiva que le corresponde. Por sus antecedentes en Cuba, lo ideal es emplearlo en las esquinas de los jardines. Pero están poniéndole a prueba como tercera base. Si el toletero de 24 años no cuaja ahí, la almohadilla quedará en manos de Kaje Lamb y el cubano iría a los jardines, relegando como suplentes a Cody Ross, David Peralta y Ender Inciarte.

Al transferir a Didi Gregorius a los Yanquis, su otrora `torpedero del futuro', quedó consignado que Chris Owings ganó la pulseada por el puesto. Pero deberán seguir con el devaluado Aaron Hill (.244 de promedio y 92 ponches) en la intermedia.

------

EL PEOR ESCENARIO:

Sus lanzadores vienen de tolerar la segunda mayor cantidad de carreras (742) y la cuarta cifra más de jonrones (154) en el circuito.

Patrick Corbin y Bronson Arroyo, sus dos mejores serpentineros, se recuperan de cirugías reconstructivas del codo, así que la rotación deja mucho que desear. Josh Collmenter y Jeremy Hellickson son los únicos fijos.

En una trayectoria en la que se ha alternado como abridor y relevo largo, Collmenter viene de una campaña con foja de 11-9 y 3.46 de efectividad con Arizona.

La primera transacción de envergadura de Stewart fue adquirir a Hellickson, procedente de los Rays. El derecho se perdió la primera mitad de la pasada temporada con al salir de una cirugía Tommy John y al reaparecer logró marca de 1-5 y efectividad de 4.52 en 13 aperturas. La apuesta es que vuelva a ser el lanzador que en 2011 fue premiado como el Novato del Año de la Liga Americana.

Sobran más brazos derechos para los demás puestos, incluyendo a los prospectos Rubby De La Rosa y Allen Webster, obtenidos en el canje con Boston por el zurdo Wade Miley. Los demás en consideración son Trevor Cahill, Chase Anderson, Robbie Ray, Vidal Nuño, López y quizás Archie Bradley, el mejor prospecto de la organización.

No hay que engañarse con los 32 rescates que el cerrador Addison Reed acumuló. Su efectividad fue de 4.25 y le conectaron 11 jonrones en casi 60 innings.

Al desprenderse de Miguel Montero, canjeado a los Cachorros básicamente para zafarse de 40 millones en la nómina, se quedaron sin un receptor de alto rango. Por lo pronto, Tuffy Gosewisch, quien pasó nueve años en las menores sea una solución transitoria mientras aguardan por Peter O'Brien. También disponen de Oscar Hernández, un venezolano de 23 años que tomaron en el draft de Reglas 5.