El reinado de los Tigres en su división está en jaque

Ningún equipo ha ganado más juegos en los últimos cuatro años que los Tigres de Detroit.

Son 366 victorias en la temporada regular y cuatro títulos consecutivos en la División Central de la Liga Americana desde 2011. Equipos armados con peloteros que se han llevado los premios al Jugador Más Valioso (3 veces) y el Cy Young (2), con Miguel Cabrera convirtiéndose en el primero en completar la Triple Corona de bateo desde 1967.

¿Cuántos campeonatos de Serie Mundial han festejado? Cero.

Octubre ha sido un mes demasiado cruel para los Tigres, víctimas de lacerantes desenlaces.

Desde la fulminante barrida ante los Gigantes en la Serie Mundial de 2012 a la eliminación en la serie de campeonato de la Liga Americana contra Boston, recordada por el grand slam de David Ortiz que empató el segundo juego. Y el año pasado, pese a alinear a tres ganadores del Cy Young, fueron enviados a casa súbitamente por los Orioles en la serie de primera ronda.

Ese anillo de la Serie Mundial es la deuda pendiente de los Tigres, que deben sentir tocado el orgullo propio al ver que equipos como San Francisco han ganado tres campeonatos en cinco años y los Medias Rojas se consagraron en medio de un par de campañas en la que acabaron últimos en su división.

"¿Es posible que un equipo que ha sido victorioso y que es tan admirado pueda cargar esa rabia?", comentó el mánager Brad Ausmus durante un encuentro con fanáticos en enero. "Creo que sí".

------

AIRES DE VULNERABILIDAD:
Durante su reinado en la división, los Tigres se han beneficiado por lo endeble de su oposición.

Ya no será así. Para variar, Detroit no parte con un claro favoritismo para llevarse el banderín. De hecho, el año pasado, no aseguraron el cetro hasta el último día de la campaña al superar por un juego de diferencia a los Reales, que acabaron alcanzando la Serie Mundial.

Kansas City, los emergentes Indios de Cleveland y los reforzados Medias Blancas de Chicago no tienen trazas de ser presas fáciles.

La edición de 2015 proyecta vulnerabilidad tras un invierno en el que no pudieron retener al agente libre Max Scherzer --el Cy Young de 2013-- y se la pasaron alerta a los reportes médicos de Cabrera tras operarse el tobillo, amén de la lesión en la rodilla que Víctor Martínez justo antes de la pretemporada.

Se confía en que los abridores Justin Verlander y Aníbal Sánchez se recuperen tras temporadas de altibajos; el campocorto José Iglesias y el relevista Bruce Rondón reaparecen tras lesiones; y Yoenis Céspedes es la adición más importante para la ofensiva.

"Realmente me gusta este equipo. Creo que tenemos una buena oportunidad", dijo el presidente y gerente general Dave Dombrowski.

------

LO QUE DEBE SALIR BIEN:
Todo indica que el primera base Cabrera y el bateador designado Martínez arrancarán el año sin atrasos. Ambos son esenciales. Los dos bates venezolanos se combinaron el año pasado para producir 57 jonrones y 212 carreras, así que su presencia en el orden ofensivo es de imperiosa necesidad.

Cabrera completa esta temporada el último año de un contrato de ocho por 152 millones. A partir de 2016, entrará en vigencia la extensión de 240 millones por ocho años. Cumple los 32 años este abril y los Tigres contienen el aliento con que no caiga en un declive físico al ir envejeciendo.

Pese a que su slugging de .524 fue el más bajo en una década en las mayores, Cabrera estiró a 11 su racha de campañas con al menos 100 impulsadas. Fue el Jugador del Mes en septiembre al sacudir ocho jonrones. Todo eso con el tobillo malo.

Dombrowski no ve a Cabrera en retroceso: "No podría estar más en desacuerdo. Fue increíble que pudiera jugar con todo lo que tenía. El doctor no podía creer que podía salir a jugar".

Los Tigres también se comprometieron a largo plazo con V-Mart, de 36 años. Le dieron al agente libre un contrato de 68 millones por cuatro años tras quedar segundo en la votación al Más Valioso y liderar la liga en OPS con .974.

Céspedes se suma a su tercer equipo en un año tras ser adquirido en un canje con los Medias Rojas por el abridor Rick Porcello. Después de conectar 22 jonrones y remolcar 100 carreras con Oakland y Boston, Céspedes se encargará del bosque izquierdo. Y no descarte que pueda ser transferido más adelante por su condición de agente libre a fin de año.

La revelación de la pasada campaña fue el jardinero J.D. Martínez al batear para 23 jonrones en 123 juegos, sumándose a un ataque que también incluye al segunda base Ian Kinsler, el jardinero central Rajai Davis y el antesalista Nick Castellanos.

------

EL PEOR ESCENARIO:
Hay cierto recelo con la rotación, que en los años previos había sido una garantía.

Cuando Scherzer acabó firmando con Washington por 210 millones y siete años, los Tigres insistieron que el zurdo David Price es su reemplazo. Detroit obtuvo al Cy Young de 2012 en la fecha límite de cambios y lideró las mayores en ponches (271) e innings (248 y un tercio).

Como Scherzer, Price asoma como la ficha más codiciada del próximo mercado de agentes libres.

Verlander acaba de cumplir de 32 años y viene de una temporada en la que su efectividad se disparó a 4.54. Mermado por lesiones, el venezolano Sánchez tuvo efectividad de 3.43 en 21 aperturas, luego que en la previa fue cuarto en el voto del Cy Young al liderar la Americana con efectividad de 2.57.

Alfredo Simón y Shane Greene son los dos nuevos brazos tras respectivos canjes con los Rojos y Yanquis. Simón fue seleccionado al Juego de Estrellas tras fijar marcas personales en aperturas (32) e innings (196 y un tercio). Greene logró marca de 5-4 y 3.78 de efectividad en su primera campaña.

No hicieron mayores inversiones en su bullpen, eterno dolor de cabeza. Joakim Soria y Joba Chamberlain tuvieron malas actuaciones en los últimos playoffs, pero confían en repuntes de ambos. Pasa igual con el cerrador Joe Nathan, quien malogró siete rescates en 2014.