Nieves valora su paso por el béisbol de Grandes Ligas

Nieves valora su paso por el béisbol de Grandes Ligas

PEORIA, Arizona - Diecinueve temporadas profesionales completas le han dejado al puertorriqueño Wil Nieves, quien trata de ganarse el puesto de receptor reserva con los Padres, recuerdos extraordinarios, siendo el siguiente uno de los más notables:

Nieves, de 37 años de edad, ha sido compañero tanto del miembro del Salón de la Fama Tony Gwynn como de Tony Gwynn Jr.

El boricua jugó con Gwynn padre en la primavera del 2001, un año antes de que el cátcher debutara en las Grandes Ligas con los Padres a la edad de 24 años. La temporada pasada, Nieves jugó al lado de Tony Jr. con los Filis. Tony Gwynn padre falleció en junio del 2014 luego de luchar contra el cáncer bucal.

"Fue un año bien difícil el año pasado con Tony", lamentó Nieves. "Fue muy triste; es algo que nunca te lo esperas. La vida es frágil. Pero vives la vida al máximo día por día".

Esa es una mantra que Nieves ha traído todos los días durante una carrera profesional que ahora se ha alargado hasta esta primavera.

Nieves ha sido parte de nueve organizaciones y ahora regresa a donde todo comenzó, con el equipo que lo seleccionó en la 47ma ronda del draft en 1995.

Nieves, quien firmó un contrato de liga menor con los frailes el 31 de enero, está compitiendo con Tim Federowicz por el rol de reserva detrás de Derek Norris. Nieves, quien ha jugado con siete equipos de Grandes Ligas en partes de 11 campañas, tiene la ventaja por su amplia experiencia. Pero Federowicz ya no tiene más opciones de liga menor.

"Esos tres muchachos acumulan bastante experiencia", comentó el mánager de los Padres Bud Black acerca de Norris, Nieves y Federowicz.

Nieves trae un amplio conocimiento de los lanzadores y bateadores de la Liga Nacional, especialmente aquellos de los Rockies (2012) y D-backs (2012-13), equipos en los que ha militado recientemente.

"Jugué tantos años en la Liga Nacional y he visto muchos de los mismos bateadores año tras año tras año. De antemano sé cómo se les debe lanzar a estos muchachos, especialmente a los que juegan en esta división", destacó Nieves.

A Nieves se le preguntó acerca de su previo paso por los Padres, un período de 28 juegos durante la temporada del 2002 en la que fue subido en julio luego de que el entonces receptor venezolano Wiki González fuera enviado a la lista de lesionados. Parece que fue hace mucho tiempo, afirma Nieves.

"Yo estaba en Triple-A y me llamaron en pleno juego y me dijeron que tenía que salir", recordó Nieves. "Me quedé helado y dije, '¿Por qué? ¡Estoy jugando bien'. Creo que llevaba dos hits conectados en ese momento. Luego me dijeron que iba camino a las Grandes Ligas".

Nieves se apresuró para llegar al Qualcomm Stadium, entonces casa de los Padres, donde el equipo enfrentaba a los D-backs - y al recién elegido al Salón de la Fama, Randy Johnson, quien iba en camino a ganar 24 juegos, el título de efectividad y el trofeo Cy Young de la Liga Nacional esa campaña.

Vamos chico, tú puedes.

Nieves fue el receptor titular esa noche, atrapándole a Jake Peavy en la que era apenas la quinta apertura en la carrera del derecho. Nieves se fue de 3-1 con un sencillo en un juego en el que los Padres apalearon a Johnson en una victoria por 11-9.

"En los primeros dos innings no sentía mis piernas", reconoció Nieves. "Estaba tan nervioso. Afortunadamente le conecté un imparable [a Johnson]. Fue un batazo de línea hacia el jardín izquierdo. Más adelante tuve la oportunidad de jugar con Randy cuando ambos estuvimos en los Yankees (2005-06), así que pude convencerlo a que me firmara esa pelota".

Ha sido una larga trayectoria, una que Nieves aún no está dispuesto a detener.

"Me encanta jugar béisbol", aseguró Nieves. "Es lo único que sé hacer. Soy una persona afortunada".