Cerveceros tienen varias opciones en sus jardines

Cerveceros tienen varias opciones en sus jardines

PHOENIX -- Los Cerveceros de Milwaukee tienen un problema que muchos clubes envidiarían en los jardines.

Hay cuatro peloteros destacados que compiten por tres puestos, incluidos el dominicano Carlos Gómez y el venezolano Gerardo Parra, ambos galardonados con el Guante de Oro. En la puja está también Ryan Braun, el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 2011, y el promisorio toletero Khris Davis.

Parece que el versátil Parra comenzará la campaña sin un empleo diario como guardabosque, pese a ostentar las credenciales más impresionantes a la defensiva. Ganó dos veces el Guante de Oro en cinco temporadas completas con Arizona, antes de ser cedido en canje a los Cerveceros el año pasado.

El manager Ron Roenicke no considera necesariamente que Parra quede relegado a la cuarta opción.

"Para mí, Parra es un titular y lo consideraré como tal. Si tiene buenas actuaciones estará en los juegos", comentó Roenicke el lunes.

Parra es el único bateador zurdo entre los cuatro contendientes por un puesto en los jardines de Milwaukee. Pero sería difícil darle más tiempo en los encuentros.

Gómez jugó 148 duelos con Milwaukee la temporada anterior.

Braun, quien ha tenido problemas con la mano derecha en los últimos dos años, se siente mucho mejor y espera jugar mucho más. El año pasado, participó en 135 encuentros.

La mayor parte de las apariciones de Parra en la campaña anterior correspondió a juegos en los que sustituyó a Davis, quien comenzará su segunda campaña en las mayores.

Los Cerveceros adoran su poder de bateo --Davis acumula 33 jonrones desde julio de 2013, cuando se le convocó--, pero su brazo no es tan espectacular.

Parra fue un jugador habitual durante sus primeras cinco temporadas. Ocupó las tres posiciones en los jardines antes de ser cedido a Milwaukee la campaña anterior, en la fecha límite para realizar canjes.

El paso de titular a suplente, implicó un proceso de adaptación, pero Parra dijo que se adaptó rápidamente y sin quejas.

"Me siento mejor cada día", indicó. "Tal vez en el primer mes o en los primeros dos me sentí un poco distinto, pero después he andado bien. Eso es bueno. Estoy contento por llegar acá".

Esa disposición para aceptar lo que algunos considerarían un puesto menor se ha ganado los elogios de varios compañeros y de Roenicke.

"Él tiene de verdad una gran actitud pero quiere jugar", comentó el piloto. "Creo que si le diera 200 turnos al bate este año se sentiría decepcionado. Es mejor que eso, y necesitamos que participe".

Parra, de 27 años, devengará 6,2 millones de dólares en esta temporada y podría declararse agente libre inmediatamente después. No le preocupa llegar al mercado con la esperanza de encontrar un trabajo más regular.

"Si no juego cada día, no me sentiría mal", aseguró. "Estaré contento también. Mi trabajo es jugar béisbol con el uniforme de Milwaukee y hacerlo lo mejor que pueda".