El Rey anhela una clasificación por fin de Marineros

El Rey anhela una clasificación por fin de Marineros

PEORIA, Arizona -- El as venezolano de los Marineros, Félix Hernández, tiene en su historial cinco Juegos de Estrellas y un juego perfecto. Ha registrado unas de las mejores estadísticas en la historia de la Gran Carpa para un lanzador menor de los 28 años de edad.

Pero hay mucho más que motiva al derecho. Es un par de cosas importantes, comenzando con su candente deseo de llegar a la postemporada por primera vez en una carrera de 10 años. Y el hecho de que no ganó su segundo premio Cy Young de la Liga Americana la temporada pasada en lo que fue su mejor campaña en cuanto a números se refieren.

Por eso es que Hernández llegó en gran forma a los Entrenamientos de Primavera de Seattle. Se presentó con 206 libras de peso, bajando de las 212 que pesaba hace un año, aunque todavía estaba en buena forma. Ahora, pese a que sus vacaciones por Turquía, Austria y la República Checa fueron divertidas, cuando llegó la hora de poner manos a la obra, Hernández viajó a Venezuela y "trabajó muy fuerte" con el preparador físico Rafael Alvarez.

¿Lo impulsará más el no haberse llevar el Cy Young del 2014?

"Me motiva bastante", declaró Hernández. "Claro que sí".

Pero para Hernández, también existe un panorama más amplio. Se le vio en el último día de la temporada regular del 2014 cuando un estadio lleno gritaba "Félix, Félix, Félix" hasta que salió del terreno en un partido agridulce cuando venció a los Angelinos y ganó el título de efectividad del Joven Circuito con 2.14. Pero vio a su equipo quedarse a una victoria del boleto del Comodín cuando los Atléticos lo aseguraron en Texas.

"El llegar al último partido y no avanzar, creo que los motivará y los inspirará a un nuevo nivel", explicó el piloto de Seattle, Lloyd McClendon. "Pienso que eso ha inspirado a Félix. Si lo ves, está en tremenda forma. Me impresionó lo esbelto que luce. Trabajó muy fuerte este invierno".

Por eso es que, pese a que no se ha sacado la espina de no llevarse el Cy Young de la temporada pasada, Hernández no duda en señalar lo que lo motivó a trabajar más fuerte que nunca en la temporada muerta. Su mirada esta fijada en el premio más importante.

"Primero que todo, lo que nos impulsará más este año es que seremos muy buenos por el equipo que tenemos", indicó el derecho. "Tenemos mucho talento aquí. Tenemos muchachos que quieren ganar. Eso nos anima más que lo que sucedió la temporada pasada".

Hernández le ha tenido una firme lealtad a los Marineros durante su carrera, cada campaña diciendo que está entusiasmado por el joven talento que viene y el camino por el que van las cosas. Pero en esta pretemporada esas palabras tienen un poco más de peso, después de que el dominicano Nelson Cruz se uniera a un club que alcanzó marca de 87-75 en el 2014 y consiguió 16 victorias más que el año anterior.

El firmar a Cruz a un contrato de cuatro años y US$57 millones -- un año después de traer al quisqueyano Robinson Canó con un pacto de US$240 millones -- puso una sonrisa en el rostro de Hernández durante las prácticas de temporada muerta.

"Le envié un mensaje a Canó: ¿Esto es en serio?" recordó Hernández. "El me respondió que sí. Que va en serio. Y le dije que esta temporada será muy divertida. Cruz es un buen bateador. No me gusta enfrentarlo. Es quien me ha dado más jonrones".

Por eso Hernández está contento de ahora ver a Cruz en su equipo. Todas las piezas parecen estar encajando.

"Estoy bastante entusiasmado", reconoció Hernández. "Simplemente por el equipo y la ciudad de Seattle. Sólo debemos mantenernos en salud y jugar".

Lo único que le falta al Rey es una corona. Y no se le ha olvidado.