Montero busca un nuevo comienzo con Marineros

Montero busca un nuevo comienzo con Marineros

PEORIA, Arizona-- Jesús Montero no llegó fuera de forma a los entrenamientos de pretemporada. Y para los seguidores y ejecutivos de los Marineros de Seattle, la noticia es particularmente buena.

Muchos siguen esperando que Montero responda como pelotero de Grandes Ligas.

Montero, considerado alguna vez el futuro de los Marineros como receptor, no sólo se ha presentado como una versión más esbelta de sí mismo. También se muestra arrepentido de sus errores. Porta una lista de respuestas escritas, incluidas numerosas disculpas y agradecimientos que quería expresar, ahora que tiene esta nueva imagen.

Las dos últimas temporadas han sido difíciles para el venezolano de 25 años. En 2013, cumplió una suspensión de 50 juegos, derivada del escándalo de dopaje en la clínica Biogenesis, y se sometió a una cirugía en la rodilla izquierda.

Y cerca del final de la campaña anterior, su buen desempeño en la sucursal de la Triple A en Tacoma se vio cortado en forma abrupta. Montero fue suspendido por involucrarse en un pleito durante un encuentro de la Clase A en Boise.

El cátcher estaba en un programa de recuperación en las instalaciones de los Marineros en Everett cuando ocurrió aquella confrontación con un ex cazador de talentos, a la vista de muchos fanáticos. El episodio representó una vergüenza para la organización.

"Aquello estuvo muy mal, pero de verdad le he dado la vuelta a la página", dijo Montero. "A la página no, al libro. Me he visto a mí mismo, he tomado distancia para analizarme y reparar ese error".

Además, Montero tuvo problemas para mantenerse en un peso adecuado. Pero los kilos de más se han ido. El pelotero afirma que pesa ahora 230 libras (104 kilogramos).

El viernes, Montero realizó una práctica de bateo y mostró agilidad al fildear roletazos en la primera base, adonde se mudó a la mitad de la temporada de 2013.

Los ejecutivos de los Marineros recibieron información actualizada sobre el progreso de Montero cuando no había campaña, y les sorprendió gratamente ver que había bajado unas 40 libras (18 kilos) desde el año pasado.

"Fue sorprendente, pero no tanto, simplemente porque estábamos preparados para ver los resultados de la preparación dura que siguió", dijo el gerente general Jack Zduriencik. "Todos decían que él estaba verdaderamente comprometido, como no lo habían visto en mucho tiempo".

Tanto Montero como Zduriencik consideran que aún hay poder en el bate del venezolano. Conectó para .286 con 16 jonrones y 74 producidas en 97 juegos con Tacoma, la temporada anterior.

Montero atribuye el cambio a una mejor dieta y al trabajo arduo con James Clifford, coach de acondicionamiento físico de los Marineros. La actividad ha incluido capturar 100 roletazos diarios en el comienzo de las prácticas que comenzaron el 5 de octubre.

Actualmente, Montero forma parte del roster de 40 peloteros de Seattle, pero ésta podría ser su última oportunidad de quedarse en la organización, dado que su contrato expira al cierre de esta campaña.