Hanley está ansioso por aprender su nueva posición

Hanley está ansioso por aprender su nueva posición

BOSTON - Hanley Ramírez no esperará hasta reportarse de manera oficial a los entrenamientos de los Medias Rojas para comenzar a familiarizarse con el jardín izquierdo. El dominicano tiene previsto empezar a entrenar esta misma semana en el JetBlue Park, sede primaveral del club en Fort Myers, Florida, con el coach de la primera base, Arnie Beyeler.

Ramírez, quien hasta ahora ha fungido como campocorto, no ve la hora de comenzar su nuevo capítulo como guardabosque y su segundo capítulo con los Medias Rojas, la franquicia en la cual se convirtió en un prospecto de lujo antes de ser enviado a los Marlins por Josh Beckett y Mike Lowell en noviembre del 2005.

"Creo que las vacaciones han sido demasiado largas", manifestó Ramírez hace poco. "Es hora de comenzar a trabajar y de conocer a mis nuevos compañeros de equipo".

El primer entrenamiento formal para los jugadores de posición del los Patirrojos está programado para el 25 de febrero, pero Ramírez no tenía intenciones de esperar tanto para comenzar. De hecho, también pasó algo de tiempo en la República Dominicana este invierno atrapando elevados.

"Me puse a trabajar con elevados por arriba y a los lados. Si hago el trabajo que se requiere, no va a ser tan difícil", dijo Ramírez.

Ramírez también ha patrullado el jardín izquierdo en la pelota invernal. Por lo tanto, es una experiencia totalmente desconocida.

Una ventaja que Ramírez tendrá en el JetBlue Park es una réplica del Monstruo Verde, el famoso muro del jardín izquierdo del Fenway Park. Beyeler de seguro pondrá a Ramírez a atrapar todo tipo de carambola en las próximas semanas.

"Le gusta trabajar", dijo Ramírez acerca de Beyeler. "Me dijo, 'Si no te sientes cómodo con alguna jugada, te lo señalo y te ayudo'. Pero tiene ideas para que el proceso sea más fácil".

Aunque a muchos jugadores no les agrada cambiar de posición a mediados de sus carreras como ligamayoristas, Ramírez aceptó el reto con el fin de volver a Boston y tener una oportunidad de cumplir la meta que lo ha eludido hasta ahora.

"Quiero ganar", dijo Ramírez. "Ese es el reto principal - tener un trofeo entre mis manos cuando termine la temporada. Eso es lo principal. En cuanto a adaptarme a una nueva posición se refiere, simplemente tengo que trabajar. Creo que todo va a salir bien. Es cuestión de trabajar y tratar de mejorar todos los días".

Se espera que Ramírez tenga una posición clave en el lineup del manager John Farrell. El quisqueyano batearía cuarto, detrás de su compatriota David Ortiz y delante del venezolano Pablo Sandoval.

"Sólo quiero tener cuatro turnos al bate", dijo Ramírez. "Donde sea. Estamos aquí y muchos de nuestros jugadores ya tienen anillos. Queremos darle a la ciudad todos los que podamos. Nuestros fans no tuvieron la oportunidad de verme jugar en Grandes Ligas. Ahora que vuelvo a Boston, será un gran honor para mí".

La primera prueba de Ramírez delante del verdadero Monstruo Verde será el 13 de abril, cuando los Medias Rojas disputen su primer partido en casa de la temporada regular ante los Nacionales de Washington.