Wicho tuvo una despedida emotiva en el Hiram Bithorn

Wicho tuvo una despedida emotiva en el Hiram Bithorn

SAN JUAN - Para Luis Figueroa, el final de su carrera histórica en Series del Caribe fue agridulce.

El resultado del partido contra Dominicana fue bien emocionante para Puerto Rico, que dejó en el terreno a los Gigantes del Cibao en el Estadio Hiram Bithorn ante más de 18,000 aficionados. Y "Wicho" bateó de 3-2, con un doble y dos anotadas.

Sin embargo, el veterano de casi 41 años de edad--quien hizo historia en esta semana jugando en su 13er Clásico Caribeño-sabía que el encuentro de los Cangrejeros el viernes iba a ser su último, ya que Puerto Rico había estado eliminado del torneo un día antes.

"Es un poco lamentable que nosotros no entráramos a una semifinal, pero estoy bien orgulloso de mis muchachos. Ellos jugaron fuerte. Se jugó fuerte, se hizo todo lo que se tenía que hacer".

Figueroa, quien rompió la marca de Luis "Mambo" de León de Series del Caribe jugados en equipos puertorriqueños, recibió un fuerte aplauso de parte de los fanáticos de su tierra antes de uno de sus turnos al bate el viernes, como especie de despedida.

"Para mí ha sido un honor representar a Puerto Rico", expresó Figueroa luego del partido. "Di las gracias (al manager) Eduardo (Pérez) por escogerme. Me dio la oportunidad de romper ese récord de Series del Caribe".

Figueroa, quien en San Juan 2015 bateó de 7-2 con un doble, dos bases por bolas y dos anotadas, se despidió también de la prensa-que de su parte también le dio un fuerte aplauso como reconocimiento de su trayectoria en el béisbol local.

"Me retiro. Me siento bendecido por la salud y la fortaleza para poder jugar todos estos años", dijo Figueroa, acompañado de su pequeña hija en el podio durante la rueda de prensa. "Ha sido una carrera preciosa, con muchas emociones".