Caribes salieron airosos en un juego en dos partes

SAN JUAN - El juego del miércoles de la Serie del Caribe 2015 entre los Gigantes del Cibao (República Dominicana) y los Caribes de Anzoátegui (Venezuela) en realidad fue una historia en dos partes.

La primera fue una fiesta de batazos, con un total de 11 carreras anotadas entre ambos equipos ante los abridores Edward Valdez (0.2 IL, 3 H, 4 C, todas inmerecidas) de los Gigantes y Yeiper Castillo (1.1 IL, 3 H, 4 C, 3 de ellas limpias) de los Caribes, y sus respectivos relevos Carlos Pimentel (2.0, 2 CL) y Eric Niesen (1 CL).

La segunda fue un excelente relevo de ambas escuadras para los últimos siete innings. El resultado fue una victoria para Venezuela, que le ganó ese primer "round" de dos entradas a Dominicana por 6-5 para conquistar el partido con ese mismo marcador.

"Ambos pitchers trabajaron mucho detrás en la cuenta", comentó el dirigente de los Caribes, Omar López, sobre las primeras dos entradas del encuentro. "Los grandes bateadores que tenemos en ambos conjuntos pudieron capitalizar en los momentos en que se cometieron los errores.

"Después de eso fue una cátedra de pitcheo de ambos lados".

Luego de batazos clave de Niuman Romero, Oscar Salazar, Balbino Fuenmayor y Alexi Amarista, entre otros, los venezolanos contaron con siete ceros de parte de Jean Toledo (ganador del partido), Richard Salazar, Kendy Batista, Tiago Da Silva, Amalio Díaz, Hassan Peña y Pedro Rodríguez (juego salvado).

Definitivamente, López veía con mucha urgencia este choque, que le dio la clasificación para una de las semifinales a su equipo.

"Fue el estilo que usé en Venezuela. Este juego era muy importante para nosotros", dijo López sobre su estrategia de usar tantos pitchers en un solo compromiso. "No queríamos llegar (al jueves con la obligación de ganar) contra Cuba. Era tan importante como si fuera una semifinal o una final y tenía el bullpen fresco (con el día libre del martes)".

Los dominicanos picaron adelante 2-0 en el primer episodio y se fueron arriba otra vez en la primera parte del segundo, pero en ambas ocasiones reaccionó Venezuela para tomar la ventaja.

"No es el partido que uno como dirigente espera de su abridor", dijo el piloto de los Gigantes, Audo Vicente, al referirse a Valdez. "Hoy, lamentablemente, no tuvimos una salida de calidad".

Ambos equipos amenazaron más de una vez con corredores en circulación desde la tercera entrada, pero sin dar el hit oportuno. Venezuela dejó a 10 hombres en base, al igual que Dominicana. Y ambos conjuntos se fueron de 16-3 con corredores en posición de anotar.

Al final, quedaron perjudicados los dominicanos, por la diferencia mínima.

"Tuvimos muchos turnos con corredores en posición de anotar, pero el batazo clave no cayó", sentenció Vicente.