En P.R. celebraron el 20 aniversario del Dream Team

En P.R. celebraron el 20 aniversario del Dream Team

SAN JUAN -- El martes fue el momento para recordar uno de los capítulos más gloriosos en la historia del béisbol puertorriqueño: El Dream Team boricua que conquistó invicto la Serie del Caribe de 1995.

Justo en el Estadio Hiram Bithorn, la misma sede de aquel Clásico Caribeño, varios integrantes del "Equipo de Ensueño" hicieron de manera simultánea los lanzamientos de honor previo al partido entre los Cangrejeros de Santurce y los Tomateros de Culiacán en la Serie del Caribe 2015.

"Nos llena de regocijo y orgullo", dijo Juan "Igor" González, jardinero del Dream Team, sobre el reencuentro con sus compañeros de hace 20 años.

González, Roberto Alomar, Bernabé "Bernie" Williams, Carlos Delgado, Carlos Baerga, Edgar Martínez, Rubén "el Indio" Sierra, Carmelo Martínez y el manager Luis Meléndez-entre varios otros-dijeron presente para conmemorar la victoria contundente de los Senadores de San Juan después de la temporada invernal de 1994-95.

Ante el paro laboral de 1994 en Grandes Ligas, muchos peloteros latinoamericanos se animaron a jugar en las ligas de sus respectivos países. Dicha acumulación de talento culminó en la Serie del Caribe de 1995, cuando los Senadores llegaron al evento con una constelación de luminarios que ganaron cada uno de sus seis compromisos.

Con el Jugador Más Valioso de la Serie Roberto Alomar (.560 de promedio, 10 empujadas, nueve anotadas y .840 de slugging), Williams (.417), González (.375) y Edgar Martínez (.375 con nueve empujadas) apoyando el pitcheo de lanzadores como Ricky Bones, Chris Haney y José Alberro, los Senadores arrasaron en su tierra. Los Toros del Este de la República Dominicana contaron con lanzadores de la talla de Pedro Martínez y José Rijo y tuvieron marca de 4-2, pero no pudieron con el poderío de los boricuas ese año. "Tuvimos muy buena serie y fueron unos peloteros inolvidables", dijo Alomar. "Recuerdo el apoyo de la gente y a los muchachos. Eso es lo que siempre voy a recordar".

No sólo se vio el dominio del talento del "Dream Team" en el terreno de juego, sino que se notó tanto en ese entonces como el martes la camaradería del grupo.

"Todavía hasta el día de hoy, nos reímos de los mismos chistes, las mismas historias y los mismos embustes", manifestó Delgado, quien en 1995 aún era receptor mientras se establecía en Grandes Ligas. "Pero cuando entrábamos al terreno con esa competitividad, fue otra cosa. En ese momento estaban jugando los mejores peloteros de las Grandes Ligas en este equipo".

Como han evolucionado las cosas en Puerto Rico y en la pelota invernal en sentido general, es poco probable que volvamos a ver un equipo como aquel Dream Team en una Serie del Caribe. Pero los recuerdos de aquel trabuco perdurarán por mucho tiempo en la Isla del Encanto y entre la fanaticada del béisbol latinoamericano.

"Nosotros estábamos en nuestro momento. Fue una gran serie", dijo Edgar Martínez. "(Lo recuerdo) con nostalgia, con alegría, con todo. Fue un momento histórico para nosotros y el equipo nuestro".