Un Avisaíl en mejor forma busca rendir en el 2015

CHICAGO - Analizar el futuro de Avisaíl García basándose en lo que ha hecho hasta ahora debe hacerse con par de factores en mente.

Recuerden que el talentoso jardinero venezolano había ido al plato apenas 51 veces a nivel de Grandes Ligas cuando jugó su primer partido de postemporada con Detroit en el 2012. Recuerden que el joven se ausentó del 9 de abril al 16 de agosto del año pasado debido a una lesión en el hombro izquierdo. Y recuerden que García tendrá apenas 23 años de edad cuando los Medias Blancas inicien su temporada del 2015 en Kansas City.

Pero además de todo eso, hay que tomar en cuenta que García sorprendió a todos en la organización de Chicago al trabajar tanto para volver a jugar en el 2014. Recuerden que el equipo lo había descartado luego de su lesión.

Más que todo, hay que saber que según los que trabajan con él, García--adquirido en julio del 2013 como el primer movimiento de los Medias Blancas en su reconstrucción--tiene el talento para convertirse en uno de los mejores jugadores de la Liga Americana.

"No hay nada que no pueda hacer", dijo el vicepresidente ejecutivo de los Medias Blancas, Ken Williams. "Va a batear para promedio y poder, además de robar bases.

"Va a jugar una gran defensa. Y tiene una buena chispa, un estilo divertido y una agresividad de primera a tercera y de segunda a home. Es como la clase de agresividad de Kirk Gibson. ¿Qué más quieres? Simplemente ir a jugar".

Williams agregó que García se ve esbelto y en buena forma, algo confirmado por quien lo haya visto durante el SoxFest, el encuentro de los Medias Blancas con su fanaticada. El venezolano sonrió y especuló que ha perdido unas 15 libras este invierno. Pero García no se expresó tan preocupado por la cantidad de peso perdido, sino cómo la preparación le ayudará en el 2015.

"Vengo comiendo saludable y trabajando duro en el gimnasio. Tengo que estar listo para los entrenamientos", dijo García. "No puedo llegar gordo. Entonces, eso es lo que pasa. Sé que estoy flaco".

García también sabe que está aprendiendo sobre la marca y que ya ha asimilado. Después de empezar de 18-2 este invierno con Tigres de Aragua, el toletero terminó su temporada en Venezuela bateando .312 con cinco jonrones, 22 empujadas y slugging de .528.

La paciencia se ha convertido en una virtud en el plato, una idea comunicada a él de parte del coach de bateo de los Medias Blancas, Todd Steverson.

"Si no le tiro a malos pitcheos, tengo mejor oportunidad", dijo García. "Cuando doy swings por todos lados, ahí es que fallo. Trato de tirarle a buenos pitcheos, trabajar los conteos para ver mejor la bola".

Al preguntársele qué clase de jugador puede ser, García volvió a sonreír y dijo que quiere hacer "de todo un poco", refiriéndose a su talento que cubre las cinco herramientas del béisbol. Un García más esbelto, más sabio y más confiado podría acercarse a esa meta este año.

"No quiero perder velocidad y tampoco quiero perder poder", dijo García. "Quiero estar en un punto medio. Sé que puedo hacer de todo un poco, así que por eso he trabajado duro en mi velocidad, poder, bateo y defensa, para poder ayudar a mi equipo a ganar".