Báez impresiona a Cachorros con su ética de trabajo

CHICAGO -- Javier Báez está de regreso en el lineup de los Cangrejeros de Santurce, y también está de regreso para pulir su swing.

El infielder de los Cachorros se tomó un pequeño descanso de la liga invernal de su natal Puerto Rico para venir a Chicago y asistir al festival del fanático del club el pasado fin de semana. Báez ha perdido 15 libras de peso desde que culminó la campaña del 2014, algo que ha impresionado a los Cachorros, y el joven también está trabajando duro para mejorar tras registrar un promedio de bateo de .169 en 52 juegos el año pasado.

"Su enfoque en el juego y la práctica han sido realmente buenos durante todo el invierno", dijo el presidente de operaciones de béisbol de los Cachorros Theo Epstein acerca de Báez. "Ha estado llegando al estadio [en Puerto Rico] a tiempo y trabajando para ser mejor. Ha jugado duro al béisbol, está jugando muy buena defensa y ha estado enfocado en ayudar a su equipo a ganar".

En nueve juegos de playoff, Báez bateó de 40-9 con un doble, tres carreras producidas, nueve ponches y dos pasaportes. El joven se unió a Santurce a finales de la temporada regular, y tuvo promedio de .233 en 11 encuentros (de 43-10) con tres dobles, dos vuelacercas y siete remolques. Pero también se ponchó en 21 ocasiones. Ahora, Santurce enfrenta a los Indios de Mayagüez en la serie de campeonato al mejor de siete juegos para determinar al campeón de Puerto Rico, que representará a ese país en la Serie del Caribe a partir del 2 de febrero. En dos juegos hasta ahora, Báez se ha ido de 9-0 con seis ponches.

El nuevo coach de bateo de los Cachorros John Mallee pasó cinco días con Báez en Puerto Rico, y ambos observaron mucho video.

"Mi timing estaba realmente atrasado, por esa razón batallé para conectar las rectas y otros pitcheos", explicó Báez sobre lo que aprendió de sus sesiones de video. "Estoy trabajando para recuperar mi ritmo y veremos qué pasa a partir de ahí".

Báez tiene poder - conectó el jonrón ganador en el 12mo inning en su debut en Grandes Ligas el 5 de agosto, y pegó dos más el 7 de agosto - pero también se poncha mucho, pues abanicó la brisa 95 veces en 213 turnos.

"No queríamos sacarlo del lineup", indicó el gerente general de los Cachorros Jed Hoyer acerca del plan para el puertorriqueño el año pasado. "Cada turno que iba a recibir mientras batallaba en el plato era algo de lo que podría aprender durante el invierno. Queríamos estar seguros de que tuviera turnos de calidad".

Báez está proyectado para ser el segunda base titular de los Cachorros en 2015, pero el muchacho tendrá que "ganarse su tiempo de juego", señaló Hoyer.

"Tiene que hacer más contacto con la bola si desea permanecer en Grandes Ligas", advirtió Hoyer.

Báez admitió que recibió consejos de todo mundo el año pasado, algo que podría haberlo confundido.

"Estaba realmente confundido, porque tenía a mucha gente tratado de aconsejarme y tratando de arreglar mi swing", manifestó. "No puedo darle importancia a todo lo que la gente me dice".

Los Cachorros saben que necesitan ser pacientes con Báez, quien cumplió 22 años el 1ro de diciembre.

"Las cosas no se darán de la noche a la mañana con Javy - no va a llegar y convertirse en un bateador completo y alcanzar la cima inmediatamente", aseguró Epstein. "Es un proceso. La pelota invernal sólo puede ayudarle mientras continúa haciendo los ajustes necesarios".