Un Martínez de luto se declara listo para competir

SAN LUIS -- En su primer regreso a San Luis desde que Oscar Taveras falleció en un accidente automovilístico en la República Dominicana en octubre, el quisqueyano Carlos Martínez se declaró listo para competir por un puesto en la rotación de los Cardenales. Pero a la vez, expresó que aún está afligido por lapérdida de su compatriota, buen amigo y compañero de equipo.

Martínez dice no saber cómo describir lo que ha sentido durante más de dos meses y que tiene previsto dedicarle "esta y todas las temporadas a Oscar".

Una de las maneras en que lo hará es llevando el número 18 de Taveras.

"Platiqué con [el gerente general] John Mozeliak, y estoy agradecido porque me dieron la oportunidad de vestirlo", dijo Martínez. "Oscar fue un amigo, un hermano, y para mí es un honor llevar el número. Lo usaré el resto de mi carrera".

En medio de su tristeza, Martínez dijo que estaba contento de contar con la distracción de participar en la pelota invernal dominicana. El diestro se apuntó la victoria en tres de los cinco partidos que abrió por las Aguilas Cibaeñas, en los cuales tuvo 2.25 de efectividad en 24 entradas de labo, ponchó a 26 bateadores y otorgó dos pasaportes.

Su última presentación del invierno fue el 15 de enero y la próxima semana viajará a Júpiter, Florida para concluir su programa de entrenamientos de temporada muerta. Participar en la pelota invernal hace un año le dio algo de ventaja en la pretemporada que resultó en un buen desempeño en la Liga de la Toronja.

Martínez no se ganó un puesto en la rotación el año pasado, pero ahora se perfila como el candidato principal para el rol de quinto abridor en los Cardenales.

"Me siento muy bien emocional y mentalmente que tuve la oportunidad de trabajar bastante fuerte allá y llegar con el mismo ritmo a los entrenamientos", explicó Martínez. "Pienso que me ganaré el puesto. Creo que me he convertido en el pitcher que era capaz de ser y ahora tengo experiencia. Estaré listo".

El dirigente Mike Matheny se ha comunicado frecuentemente con Martínez durante el invierno. El piloto también lo visitó en persona en dos ocasiones, la primera cuando viajó a República Dominicano para el funeral de Taveras y luego dos semanas después cuando acompañó a un equipo juvenil al país.

"Estoy muy orgulloso e impresionado con la manera en que ha lidiado con todo esto", manifestó Matheny. "Había una profunda amistad que pocos comprendimos. El escucharlo decir que usará esto para motivarlo, en su corazón y su mente lo están haciendo juntos. Y diría que es verdad".

Martínez también ha seguido platicando con el Salón de la Fama y compatriota Pedro Martínez, quien ha estado ayudando al joven abridor a pulir su cambio y curva. Al preguntársele acerca de la exaltación de Pedro a Cooperstown, Carlos expresó una felicidad.

"Estoy contento de que haya otro dominicano en el Salón de la Fama", contestó, "y espero ser yo el próximo".