Rangers fueron astutos al adquirir a Yovani Gallardo

Los Rangers hubiesen causado más alboroto de haber abierto la chequera para firmar a James Shields, el único lanzador de lujo que aún está disponible en el mercado de agentes libres. También hubiesen acaparado más titulares si hubieran enviado a un grupo de prospectos los Filis por el zurdo Cole Hamels, a quien le quedan cuatro años y US$96 millones en su contrato.

Pero los Rangers no pretenden llamar la atención de los medios ni de los fanáticos. Lo que quieren es ganar otro título del Oeste de la Liga Americana, regresar a la Serie Mundial y ganar el Clásico de Otoño por primera vez en la historia de 55 años de la franquicia.

Es justo por eso que Yovani Gallardo representa una mejor opción para los Rangers en el 2015 y en adelante. El mexicano es más joven, llega como compromiso a corto plazo y estaría en posición de firmar un contrato más largo si las cosas entre él y el club de Texas salen bien.

El gerente general de los Rangers, Jon Daniels, no se dejó llevar por el pánico luego de sufrir 95 derrotas el año pasado.

Tras sumar 90 victorias o más en cuatro campañas consecutivas y avanzar a la Serie Mundial en el 2010 y el 2011 y clasificar para los playoffs como el equipo del Comodín en el 2012, los Rangers remodelaron su lineup para el 2014 al agregar al inicialista Prince Fielder y al jardinero Shin-Soo Choo.

Las cosas no salieron bien. Texas no solamente terminó en el sótano del Oeste de la Americana, sino que también tuvo el peor récord en el Joven Circuito.

¿Son tan mal equipo los Rangers o fueron víctimas de una campaña en la cual la rotación y la parte alta de la alineación se vieron diezmadas por lesiones?

Fielder había promediado 35 jonrones al año en ocho temporadas antes de llegar a Arlington, pero fue operado del cuello en mayo. Terminó bateando tres cuadrangulares y disputando apenas 42 partidos por los Rangers el año pasado.

Choo bateaba .310 el 25 de mayo, pero se agravó una lesión en el codo izquierdo ese día en Detroit y su promedio en su últimos 300 turnos al bate de la temporada fue de .207. El guardabosque fue operado del codo a finales de agosto y tres semanas después de sometió a otra operación para repararle un ligamento desgarrado en el tobillo izquierdo.

Yu Darvish tuvo una campaña sólida y batalló con una inflamación en el codo de lanzar que resultó ser la buena noticia para la rotación de Texas.

Derek Holland fue operado antes de la temporada tras lesionarse la rodilla izquierda mientras jugaba con su perro y no volvió a la acción hasta septiembre. En cada una de las cinco aperturas que hizo, lanzó más de seis innings y cedió dos carreras o menos.

Matt Harrison se sometió a una cirugía de espalda que ha puesto en peligro su carrera, mientras que el venezolano Martín Pérez no regresaría hasta julio tras una cirugía Tommy John. Los abridores de Texas terminaron en el penúltimo lugar de la Americana en el 2014 con un promedio de carreras limpias colectivo de 4.75.

Ahí es donde entra Gallardo.

El mexicano, quien cumplirá 29 años de edad el 27 de febrero, es más joven que Shields y Hamels. Su salario de US$13 millones para el 2015 es mucho más económico y solamente por una temporada. Si todo sale bien, los Rangers tendrían una ventaja para asegurar sus servicios a largo plazo, dado que el diestro se crió en Fort Worth y vive en el área durante el receso de temporada.

Pero esa es una decisión para más adelante.

Ahora mismo, Gallardo encaja perfectamente al frente de la rotación de Texas junto con Darvish y Holland. Se trata de un veterano probado capaz de brindarle una estabilidad a los Rangers que no podrían esperar de ningún prospecto, por más buenas que sean las proyecciones.

A pesar de que tuvo un récord decepcionante de 8-11 en el 2014, Gallardo se ha mostrado capaz de ganar en Grandes Ligas. El año pasado - su sexta temporada consecutiva con 30 aperturas o más - tuvo efectividad de 3.51. Ha registrado foja de 80-59 en las últimas seis temporadas, tramo en el cual ha hecho 190 aperturas y ha tirado 1,155 innings.

El contrato de un año es igual de importante.

Los Rangers nunca tuvieron la oportunidad de evaluar al equipo que armaron el año pasado. Los informes médicos de los jugadores que pretenden regresar en el 2015 son alentadores y el haber agregado a Gallardo y al zurdo Ross Detwiler desde los Nacionales le da a Texas motivo para creer que esta temporada les dará una mejor idea del talento que han almacenado.

Si los Rangers vuelven a fracasar, no estarán entorpecidos por otro contrato enorme en un intento por reconstruir. De hecho ya llegan a la temporada del 2015 debiéndole US$114 millones a Fielder y US$116 millones a Choo durante los próximos seis años y US$120 millones al torpedero venezolano Elvis Andrus por ocho campañas.

Si todo sale como los Rangers esperan, tendrán la oportunidad de ofrecerle a Gallardo un contrato a largo plazo. La adquisición representa un acuerdo de un año con potencial para el futuro.