Presencia de Robinson Canó anima final dominicana

SANTO DOMINGO, República Dominicana -- Con una súper estrella de alto calibre en Grandes Ligas, las Estrellas Orientales y los Gigantes del Cibao protagonizarán desde el sábado la serie final del béisbol invernal dominicano.

Las Estrellas terminaron en grande la serie semifinal, ganando sus últimos cinco partidos y logrando su primer boleto a la final desde la temporada 2010-11, cuando perdieron contra los Toros del Este.

En esta oportunidad, sin embargo, cuentan con un arma especial: Robinson Canó, el intermedista estelar de los Marineros de Seattle.

Canó, de 31 años, recibió un permiso para actuar en cinco partidos de la postemporada dominicana, y en los primeros tres que jugó, bateó para .545, producto de seis hits (incluyendo un doble y un triple) en 11 turnos al bate.

"La presencia de Canó ha sido impresionante para nosotros. Lo tenemos seguro para los primeros dos juegos de la final y estamos hablando con la gerencia de los Marineros para tratar de conseguir el permiso para la final completa", dijo el gerente general de las Estrellas, José Serra. "Sabemos que Robinson también hará sus esfuerzos porque él también quiere seguir jugando".

¿Y cómo no? Canó es oriundo de San Pedro de Macorís, donde juegan las Estrellas, un equipo que no gana un campeonato desde el torneo 1967-68. Ayudar a ganar a las Estrellas convertiría a Canó en un prócer en su pueblo natal.

Además de Canó, las Estrellas cuentan con el receptor Wilkin Castillo, el jardinero Jordany Valdespín y el infielder Gustavo Núñez, como las piezas principales de una ofensiva. Pero echarán de menos en los primeros dos partidos al jardinero Junior Lake, pues los Cachorros de Chicago lo convocaron a un festival de fanáticos en la Ciudad de los Vientos.

Los Gigantes, por su parte, van en búsqueda de la primera corona en los 19 años de historia de la franquicia.

Esta será su cuarta final y lo hacen con un equipo que no terminó muy bien la semifinal, perdiendo sus últimos cuatro encuentros y cediendo la ventaja de la casa ante las Estrellas.

Pero en términos ofensivos, el equipo que apenas bateó para .256 en las semifinales, dispone del arsenal necesario para destrozar a cualquier rival.

En su nómina tienen hombres como Moisés Sierra, Maikel Franco, Carlos y Francisco Peguero. También sobresale Jean Segura, torpedero de los Cerveceros de Milwaukee.

"Es verdad que no bateamos mucho durante la semifinal, pero tenemos lo necesario en nuestro equipo", dijo el gerente general René Francisco.

La serie pautada al mejor de nueve partidos inicia el sábado en San Pedro de Macorís y se alternarán los partidos en cada sede.