Los Reales han premiado la labor del manager Yost

A principios de la temporada del 2014, cuando los Reales de Kansas City atravesaban una mala racha con los bates, los críticos exigían el despido del manager Ned Yost.

Pero como acostumbra, Yost fue paciente y demostró confianza en el núcleo de jugadores jóvenes que el club había armado. Dicha actitud rindió dividendos, ya que Kansas City clasificó para los playoffs para ponerle fin a una sequía de 29 años y ganó el banderín de la Liga Americana.

Y el propio Yost fue recompensado. Los Reales anunciaron que le han dado una extensión de un año a su capataz, pacto que lo mantendrá con el club hasta el final de la campaña del 2016.

Pero al principio la temporada del 2014, las cosas se pusieron color de hormiga para los monarcas. No estaban bateando y fue fácil echarle la culpa al manager. Las críticas se convirtieron en rutina: Yost mandaba demasiados toques de bola. Sus decisiones con respecto al lineup estaban basadas en esperanzas y no en análisis.

Yost estaba consciente de lo que se decía, pero jamás les perdió la fe a sus jugadores.

"Dejemos que otras personas se lleven por el pánico", dijo Yost. "Dejemos que otros lo hagan. Nuestro deber es seguir trabajando con la temporada de béisbol todos los días. Llevo en este deporte mucho tiempo. Sé que va a haber altibajos. Sé que va a haber épocas cuando parece que nunca vas a volver a ganar un juego o dar otro batazo. Y sé que de un momento a otro las cosas cambian y armas una buena racha".

Como ya sabemos, los Reales se encendieron en el momento preciso. Tras colarse en los playoffs uno de los Comodines, tuvieron marca de 8-0 en las primeras tres rondas. Al final fueron derrotados en la Serie Mundial en siete juegos por los Gigantes y su deslumbrante abridor, Madison Bumgarner.

Pero lo que los Reales lograron es innegable, como tampoco se puede negar que los jugadores le dieron todo lo que tenían a Yost como manager y que perseveraron ante la adversidad para llegar al punto que otros 28 clubes anhelaban.

Por lo tanto, el gerente general de Kansas City, Dayton Moore, anunció la extensión de Yost. El contrato del piloto ahora está sincronizado con el pacto de Moore, quien también está firmado hasta el final de la temporada del 2016.

"Ned ha hecho tremendo trabajo", dijo Moore. "Llegó a nuestra organización en un momento en que creo que necesitábamos recuperar la energía y Ned trajo mucha esperanza y optimismo. Ned es uno de los mejores líderes con los que he trabajado….se trata de cualidades que consideramos muy importantes para un manager de Grandes Ligas.

"No me alcanzan los halagos con respecto a la manera en que dirigió al equipo y se relacionó con nuestros fans durante los playoffs. Eso estuvo muy bien hecho y en ese momento vimos al verdadero Ned".

El "verdadero Ned" resultó ser más adepto a la hora de lidiar con los medios, por ejemplo, que cuando estaba al mando de los Cerveceros. Se ha vuelto más sincero. Su sentido del humor se percibe.

En Milwaukee, Yost también guió a un equipo al borde del precipicio hasta el umbral de los playoffs. En el 2008, faltando dos semanas en la temporada regular y con los Cerveceros a punto de clasificar para la postemporada mediante el Comodín de la Liga Nacional, fue despedido.

Pero los Reales decidieron seguir adelante con Yost y fueron recompensados por haber confiado en él. Por su parte, Yost le está muy agradecido a la organización que no solamente le dio una oportunidad, sino también un roster capaz de triunfar.

"Tenemos un núcleo de jugadores muy bueno", dijo Yost. "Dimos un paso agigantado el año pasado como organización y llevamos nuestro juego al próximo nivel. Los jugadores ahora saben cómo se siente y entienden lo que se requiere para rendir a un nivel alto frente a un público lleno de energía.

"Llegamos tan cerca como se puede llegar, pero no cumplimos. Cuando no ganas, te queda un mal sabor en la boca. Creo que todo el mundo en ese clubhouse diría que quieren completar esto y ganar un título de Serie Mundial".

Durante varias temporadas, Yost había presumido que su grupo de jugadores llegaría a la Serie Mundial y acertó.

Los Reales también acertaron con Yost, quien ha demostrado que puede conducir a un equipo a la Serie Mundial. Ahora tendrá al menos dos oportunidades más para ayudar al club a dar el siguiente paso.