Nadie sabe dónde terminará el as Max Scherzer

El mercado para el agente libre Max Scherzer no ha sido lo que calificamos como un procedimiento normal. En el caso típico, unos cuantos equipos expresan su interés, algo seguido por una ocasional filtración de informaciones-los famosos "informes" o "reportes".

Aumentan las especulaciones y la intriga y, al final, vemos una firma de muchos años y por muchos millones. Entonces, caso cerrado y un final feliz para todos.

Sin embargo, la agencia libre de Scherzer ha sido todo lo contrario en cuanto a información pública se refiere.

Los Yankees, Medias Rojas, Dodgers, Angelinos, Gigantes y Tigres-el último equipo de Scherzer-han desmentido que estén interesados en negociar con el derecho. Detroit sí le ofreció una extensión de seis años y US$144 millones en marzo pasado.

Ha habido informes que indican que los Cardenales ponderarían tratar de firmar a Scherzer, algo atípico de San Luis en cuanto a agentes libres caros se refieren. Scherzer sí se crió en las afueras de dicha ciudad y luego lanzó por la Universidad de Missouri. Pero por más lógico que pueda parecer la opción de los Cardenales, para que Scherzer llegue a los US$200 millones a los que aspira, tendría que haber otro contendiente.

Ahora bien, en estos momentos el mercado de Scherzer parece estar entre enigma y misterio. Sin embargo, mucho creen que Scherzer y su representante, Scott Boras, conseguirán el contrato que buscan. Esto podría implicar que uno de los equipos que ha dicho que no hasta ahora cambie de parecer y haga una inversión "MÁXima".

No hay una guía para pronosticar cómo terminará esto, nada con el que se pueda comparar.

"Llegando a este proceso, sabíamos que no habría otro pitcher que impactara las negociaciones con Scherzer", dijo Boras durante las Reuniones Invernales.

Eso significa que Jon Leste y su contrato de seis años y US$155 millones no son factor. De hecho, Boras hasta llegó a decir que el pacto de siete años y US$215 millones de Clayton Kershaw con los Dodgers no era apto para comparar con la situación de Scherzer, porque el zurdo no era agente libre en el momento de firmar dicho acuerdo.

Claro, en teoría Scherzer tiene más pretendientes que Kershaw-30, comparados con uno solo. Pero muchos equipos se han distanciado de cualquier negociación con Scherzer, equipos que tradicionalmente sí tratarían de firmar a un agente libre de su talla.

Puede ser interminable el debate sobre el verdadero valor de Scherzer, lo cual es uno de los motivos por los que seguimos en esto. El derecho cumplirá los 31 años de edad en julio, pero Boras lo está presentando como un lanzador poco usado y con menos pitcheos hechos en su carrera que Lester y James Shields.

No hay duda sobre lo logrado por Scherzer en las últimas dos temporadas. Ganó el Cy Young de la Liga Americana en el 2013 y, entre el 2013 y el 2014, registró WAR de 12.7, según Baseball-Reference.com.

Algunos de nosotros quisiéramos ver más de un juego completo en el haber de un pitcher que reciba un contrato de US$200 millones. Pero con esa actitud, podríamos ser reliquias de otros tiempos. En el apogeo de su carrera, Scherzer ha promediado menos de 7.0 innings por apertura. Pero el hecho de no lanzar tantas entradas podría ser algo a su favor en las negociaciones.

Por más que debatamos el tema, el valor de Scherzer será lo que su próximo equipo le pague.

Sólo hace falta una organización que crea que Scherzer la transformará en un ganador, en un equipo que pueda dar ese último paso para ganar un título.

No existen muchos de esos pitchers capaces de marcar esa clase de diferencia. Se puede argumentar que Scherzer es uno de los pocos. Lo que no se sabe aún es cuál equipo sacará la chequera para hacer una de las mayores ofertas en la historia.