Yadier le brinda a San Luis estabilidad en la receptoría

Yadier Molina, la única figura constante de las cuatro Series Mundiales que han disputado los Cardenales en las últimas 11 campañas, estará de regreso detrás del plato en el 2015, su 12da temporada con el club.

El boricua ha convertido la receptoría en el puesto más estable de San Luis en la última década y posiblemente lo único que le podría impedir que dispute al menos 100 juegos como cátcher titular por 11era temporada consecutiva en el 2015 sería la salud.

Molina, quien cumplirá 33 años de edad en julio, tuvo una temporada de altibajos en el 2014. Aunque una vez más se destacó en cuanto a la defensa se refiere, un desgarre en el pulgar derecho lo obligó a perderse siete semanas durante el verano y su producción ofensiva mermó. Luego, una lesión en un oblicuo lo dejó fuera de acción durante la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

Aunque su labor con los pitchers del club representa gran parte del valor de Molina para los Cardenales, el equipo espera que el puertorriqueño se recupere con el madero en el 2015. El año pasado, Molina bateó .282 con porcentaje de embasarse de .333 y slugging de .386 - sus marcas más bajas desde el 2010.

Dichas disminuciones son tan significativas como el tiempo que Molina estuvo fuera de acción. Los Cardenales necesitan maximizar lo que el veterano le brinda al cuerpo monticular. Por lo tanto, es de esperarse que el club busque darle más días libres.

"A este muchacho le encanta jugar, pero siempre tenemos que estar atentos al balance, determinar los riegos y recompensas de ponerlo a jugar más seguido y cómo podemos mantenerlo en acción hasta el final", dijo el capataz de San Luis, Mike Matheny. "Él trabaja duro para estar preparado para pedir tantos juegos como cualquier otro receptor. Ya veremos cómo responde su cuerpo".

Tony Cruz una vez más será el reserva de Molina, cuya ausencia en el 2014 obligó al club a firmar a A.J. Pierzynski. En 21 juegos como titular en el 2014, Cruz bateó para .160 con porcentaje de embasarse de .213 y slugging de .200. No obstante, los Cardenales lo creen capaz de manejar al cuerpo monticular como titular de vez en cuando y por eso han optado por no agregar a otro receptor al roster del equipo grande.

Una de las dificultades de firmar a otro receptor es la inhabilidad de ofrecerle mucho tiempo de juego. Esa es la "desventaja" de contar con uno de los mejores cátcher titulares en Grandes Ligas.