La salud será clave para la rotación de los Yankees

Las recientes maniobras de los Yankees para agregar a los lanzadores Nathan Eovaldi y Chris Capuano prometen ofrecerle al manager Joe Girardi cinco sólidas opciones para conformar la rotación abridora, suponiendo que todos ellos puedan terminar el año en salud.

Tras haber subido a 13 abridores el año pasado, los Yankees reconocen que se trata de un volado. Es por eso que los Bombarderos podrían estar todavía en busca de agregar refuerzos a un grupo que hasta ahora luce encabezado por el japonés Masahiro Tanaka, CC Sabathia y el dominicano Michael Pineda, cada uno de los cuales trae consigo preocupaciones de lesiones a la nueva temporada.

"Como hemos visto, usualmente se necesitan más de cinco abridores", dijo Girardi recientemente. "Debes tener jugadores que tengan la habilidad de hacer ambas cosas. Entonces tendremos que ver de qué está compuesta nuestra rotación, en qué condición se encuentra cada uno de sus integrantes".

Tanaka será clave, tras haber regresado sano de Japón para el receso de temporada, al menos eso es lo que los Yankees estiman. El nipón se rehabilitó tras sufrir un desgarre parcial en un ligamento del codo derecho para hacer un par de aperturas en septiembre, y el club lo vio como una señal positiva cuando Tanaka no reportó molestia alguna.

Tras firmar un contrato por siete temporadas y US$155 millones, Tanaka y su dominante splitter demostraron valer cada centavo durante sus primeras 17 salidas en Grandes Ligas. Tanaka finalizó el año con foja de 13-5 y efectividad de 2.77 en 20 presentaciones, y a pesar de perderse dos meses de acción, lideró a los Yankees en victorias y juegos completos (tres).

"Tanaka es una interrogante", manifestó recientemente el gerente general Brian Cashman. "Normalmente, los problemas ocurren en el programa de lanzamientos cuando vuelven al montículo en el proceso de rehabilitación. Si logra superar eso y los juegos de rehabilitación, entonces estará bien. Obviamente, logró hacer dos aperturas de Grandes Ligas sin reportar problemas, entonces eso nos da esperanza. Pero no existen garantías".

Los Yankees cuentan con un regreso en forma de Sabathia, quien se vio limitado a sólo ocho aperturas en 2014 antes de someterse a una cirugía en una rodilla el 23 de julio para corregir lo que el equipo llamó como una condición degenerativa.

Los números de Sabathia han ido en declive en los últimos meses, y reconoce que la gran carga de trabajo en el inicio de su carrera podría estarle cobrando factura. Los reportes indican que sus prácticas durante el invierno van viento en popa, y el zurdo dijo recientemente que pretende asumir la carga de 32 salidas en 2015.

"Mi única meta es permanecer sano y cumplir con cada una de mis presentaciones -- acumular innings y ser capaz de abrir cada cinco días", externó Sabathia en octubre.

Pineda es una clase de comodín después de que los Yankees esperaron años para que el quisqueyano recuperara su salud. Cuando finalmente subió a la loma, Pineda lució dominante en sus primeras 13 aperturas por los Yankees, trecho en el que registró foja de 5-5 con un PCLA de 1.89 y un promedio de bateo en contra de apenas .200.

Eso es lo único que los Yankees han obtenido de aquel canje que fue catalogado como de lujo con los Marineros en enero del 2012. Desafortunadamente para Pineda, se perdió más de tres meses tras lesionarse el hombro derecho mientras cumplía con una suspensión por "posesión de una sustancia extraña en su persona", durante una apertura en el Fenway Park el 23 de abril.

Los Yankees sienten que han agregado a un brazo con mucho potencial en Eovaldi, quien fue adquirido desde los Marlins mediante un cambio en diciembre que involucró a cinco peloteros, entre ellos David Phelps y el venezolano Martín Prado. Eovaldi es un lanzador todavía en proceso de aprendizaje, ya que el año pasado encabezó la Liga Nacional con 223 hits permitidos, pero los Yankees quedaron impresionados con su velocidad y su habilidad para tirar strikes.

"Tiene un gran don, no hay duda alguna", reconoció Cashman. "Es simplemente tratar de pulir ese don para tratar de obtener un éxito constante. Ese es el truco".

Capuano parece redondear la rotación. El zurdo de 36 años de edad tuvo marca de 2-3 y efectividad de 4.25 en 12 presentaciones por Nueva York la pasada campaña tras haber arrancado el año en el bullpen de Boston, y los Yankees quedaron impresionados tanto con su astucia para lanzar así como con la influencia positiva de Capuano en el clubhouse.

Adam Warren, quien registró un PCLA de 2.97 en 69 presentaciones en relevo la temporada pasada, brindará otra opción al prepararse para ser abridor durante los entrenamientos primaverales. El año pasado, el coach de pitcheo Larry Rothschild propuso la idea de trabajar con una rotación de seis hombres, un concepto que aún está en debate.

Los Yankees han dicho que también planean tener de regreso al derecho dominicano Iván Nova en mayo o junio tras haberse sometido a una operación Tommy John, y potencialmente podrían considerar a lanzadores como el dominicano Esmil Rogers y Chase Whitley como abridores o relevistas durante la primavera.

"Necesitas profundidad en tu rotación", indicó Girardi. "Tienes que tenerla".