El dominio de Pedro lo tendrá ahora en Cooperstown

El dominio de Pedro lo tendrá ahora en Cooperstown

BOSTON - El puro dominio de Pedro Martínez durante su apogeo lo llevó a ser elegido al Salón de la Fama en su primera oportunidad el martes, cuando se anunciaron las votaciones de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica.

El dominicano recibió 500 de los 549 votos posibles (91.1%), bien por encima del 75% necesario para ser elegido.

"Es un gran honor y se lo dedico a cada fanático y cada compañero con el que jugué", dijo Martínez en una llamada por conferencia.

La ceremonia será el próximo 26 de julio en Cooperstown, Nueva York, donde Martínez compartirá el escenario con los otros elegidos este año: Randy Johnson, John Smoltz y Craig Biggio.

El 2015 es el primer año en que tres lanzadores (Martínez, Johnson y Smoltz) ingresarán juntos al Salón.

El zurdo Johnson era conocido por su estatura, pero Martínez era lo contrario. El quisqueyano triunfó a pesar de su poca corpulencia, algo que hizo pensar a algunos scouts que no podría aguantar las exigencias físicas de las Grandes Ligas. Pero para Martínez, ese aspecto lo habrá ayudado en algunso aspectos.

"Para mí, era un poco más fácil porque no tenía ese problema con la estatura", dijo el oriundo de Manoguayabo, R.D. "Estoy agradecido por entrar con este grupo. Randy es uno de los lanzadores que yo subía del dugout para ver pitchar. Fue el zurdo más dominante que he visto".

Algunos calificarían a Martínez como el derecho más dominante.

"Fui agresivo", dijo Martínez. "Me consideraba un pitcher de poder, con algo de finesa agregada. Debido a mi estatura, pude coordinar un poco más fácil mi mecánica y aprovecharla con mis lanzamientos rompientes. Debido a mi poca corpulencia, para mí es más fácil el equilibrio sobre el montículo. No puedo imaginarme tan alto como Randy y tener que perfeccionar todo".

Martínez ganó tres Premios Cy Young y lanzó de 1992 al 2009 por los Dodgers, Expos, Medias Rojas y Filis.

Sin duda, el mejor trabajo de Martínez fue con los Medias Rojas, equipo con el que lanzó de 1998 al 2004. De hecho, ese trecho en Boston casi coincidió con el período brillante del dominicano de 1997 al 2003.

En 199 aperturas durante ese período de siete temporadas, Martínez tuvo 118-36 con promedio de carreras limpias de 2.20. En 1,408 innings, registró 1,761 ponches y limitó a los oponentes a promedio de .198. Esos números se pueden comparar con los de Sandy Koufax, quien entre 1961 y 1966 tuvo 129-47 con 2.19, 1,713 ponches y promedio en contra de .197.