Polanco quiere regresar con las pilas recargadas

SCOTTSDALE, Arizona -- El pasado 10 de junio, el día en que Gregory Polanco por fin se unió al equipo grande de los Piratas, al dominicano le preguntaron si se sentía cansado.

Fue una pregunta legítima -- Polanco había jugado sin descansar desde el comienzo de la temporada 2013 en Ligas Menores hasta el fin de la pelota invernal -- que fue contestada con una sonrisa.

Polanco luego pegó al menos un imparable en 11 encuentros consecutivos para despejar la duda de su cansancio -- antes de sufrir un gran desgaste.

A plena vista, Pittsburgh reconoció que dejaron que su cotizado prospecto se agotara en el 2014. Como resultado, a Polanco se le solicitó que no participara esta campaña en la pelota invernal dominicana.

La ausencia del joven de 23 años en la liga de su país -- en la que también fue el Jugador Más Valioso y el Novato del Año vistiendo el uniforme de los Leones del Escogido - fue notable. Pero los Bucaneros, comenzando con el gerente general Neal Huntington, quieren asegurarse de que Polanco llegue a los Entrenamientos de Primavera con descanso y con las pilas recargadas.

"Todavía pensamos que Polanco tiene posibilidades de ser un jugador bastante bueno en las Grandes Ligas", señaló Huntington.

Decir que será bastante bueno representa un declive en la expectativa en torno a Polanco. Pero también es parte del plan para alejar al dominicano de toda la atención, presión y expectativas que estropearon su primera experiencia en Grandes Ligas.

Para los que se olvidaron: Muchos aclamaron por dos meses su ascenso, antes de que la apendicetomía de Neil Walker por fin obligó al equipo a subir al joven guardabosque (Josh Harrison tuvo que pasar del bosque derecho a la intermedia).

Huntington dudaba en hacer el movimiento porque "no pensaba que Gregory estaba listo", y el dueño del equipo Bob Nutting tenía una mala premonición.

"Aún pienso que en algún momento muchos señalarán que lo subimos muy rápido", expresó Nutting después del debut de Polanco. "Tiene 22 años de edad. Se le hará difícil cumplir con las enormes expectativas. No es la manera ideal de llegar a este nivel. Será un buen jugador. Le tenemos bastante fe. Pero tuvo un buen primer partido".

Los 12 hits tras sus primeros seis compromisos igualaron un récord que solamente se ha logrado en apenas dos ocasiones en la historia de los Piratas, y por última vez en 1951.

Lo que lo bajó de las nubes fue un bache de 30-1, arrastrando su promedio a .241, y Pittsburgh lo envió a Triple-A el 25 de agosto.

Con esto los Piratas no reconocieron su falla. Por lo contrario -- Huntington pudo haber gritado victoria. El objetivo de su filosofía de paciencia para subir a los prospectos es para no tener que bajar a alguien de nuevo -- cuando Andrew McCutchen, Walker y los dominicanos Pedro Alvarez y Starling Marte se integraron al equipo grande, se quedaron.

"Eso era lo que temía. Por algo son de gran valor aquellos 300 a 400 turnos en Triple-A", manifestó Huntington. "Nunca ha sido tan difícil subir a las Grandes Ligas, con tanta gente acumulando información sobre ti desde tu llegada. En el pasado, a los equipos les tomaba algunas semanas encontrar tus puntos débiles y explotarlos. Con la evaluación de jugadores, video, la sabermetría -- ya tienen todo eso en mano cuando llegas".

Lo que era un bajón de segundo año ahora es el obstáculo de novato. Y Polanco lo enfrentó.

"Tuvo que aprender sobre la marcha, con toda la presión sobre él", dijo Huntington. "Es difícil hacer ajustes de esa manera".

Polanco llegará a la pretemporada refrescado y con hambre de sobresalir. Habrá pasado cuatro meses y medio desde que jugó por última vez, el mayor tiempo que ha tenido sin jugar en su vida. Estará listo para acercase a su potencial.

"Será mucho mejor", prometió Marte, su buen amigo y compañero de entrenamientos durante la temporada muerta. "Estamos juntos todos los días, y está trabajando fuerte para ser bastante bueno y mantener ese nivel".