El pitcheo volvió a ser protagonista en G.L. en 2014

El pitcheo volvió a ser protagonista en G.L. en 2014

De principio a fin durante la temporada regular y hasta el último out de octubre, el pitcheo siguió mandando en Grandes Ligas en 2014. Jordan Zimmermann le puso la cereza en el pastel a su tremenda campaña con un no-hitter, Madison Bumgarner tuvo una de las actuaciones más brillantes en la historia de la Serie Mundial y Clayton Kershaw arraso con los premios tras otro año fenomenal.

No es un secreto que el pitcheo ha dominado en los últimos años, y los hits no se impusieron en 2014.

Las estadísticas de pitcheo, solamente en la temporada regular, volvieron a hacer historia en 2014: El menor número de carreras permitidas desde 1981, el promedio de efectividad colectivo más bajo desde 1989, la mayor cantidad de ponches en la historia, el menor índice de bases por bolas desde 1968 y las marcas más bajas tanto en promedio de bateo como en porcentaje de embasarse desde 1972. A eso añadámosle cinco no-hitters, y realmente fue otro año de ensueño para los hombres sobre el montículo.

Con Kershaw sirviendo de guía, las actuaciones individuales excedieron las expectativas. El zurdo de los Dodgers se agenció el trofeo Cy Young y el de Jugador Más Valioso por la Liga Nacional, añadiendo uno de los cinco no-hitters la pasada campaña en Grandes Ligas el 18 de junio. El veterano Josh Beckett lanzó su primer no-no el 25 de mayo, menos de un mes antes de que lograra la hazaña Kershaw, su compañero con los Dodgers, Tim Lincecum de los Gigantes tiró su segundo juego sin hit ni carrera en el mismo número de años el 25 de junio y el zurdo Cole Hamels comenzó una hazaña de cuatro pitchers con los primeros seis innings por los Filis el 1 de septiembre. El no-hitter de Zimmermann por los Nacionales en el último día de la temporada, el 28 de septiembre, tuvo un final de película tras una espectacular atrapada de Steven Souza Jr.

El ganador del Cy Young por la Liga Americana, Corey Kluber de los Indios, también brilló con luz propia tras finalizar con marca de 18-9 y efectividad de 2.44 además de recetar 269 ponches - apenas el cuarto jugador en los últimos 25 años con al menos 18 victorias, 260 ponches y un promedio de efectividad menor a 2.50. Los otros: Randy Johnson, el dominicano Pedro Martínez y Roger Clemens.

Y luego la última gran actuación desde la lomita llegó por parte del zurdo Bumgarner en octubre, cuando lanzó un total de 52 2/3 entradas para un diminuto PCLA de 1.03. Todo comenzó con nueve innings en blanco en el juego entre comodines de la Liga Nacional y terminó con cinco episodios sin ceder carrera en calidad de relevista en el decisivo Juego 7 de la Serie Mundial en contra de los Reales.

Durante la temporada regular, los 2,430 juegos en Grandes Ligas arrojaron varias proezas de pitcheo:

Carreras por juego: 4.07
La primera temporada desde 1976 en terminar por debajo de las 4 carreras por partido podría estar en el horizonte. La marca más baja desde 1981 ha sido de 4.00.

Promedio de efectividad: 3.744.07
Más directamente asociada con el pitcheo, la marca en 2014 fue más de una carrera más baja que la temporada del 2000, y la más baja desde 3.75 registrada en 1992.

Ponches: 37,441
Por séptimo año consecutivo, un nuevo récord y el índice más alto en la historia de 7.7 ponches por cada nueve innings.

Bases por bolas: 14,020
Un promedio de 2.9 por cada nueve entradas representa la marca más baja de pasaportes en cualquier temporada desde el llamado "Año del Pitcher" en 1968 (2.8).

Promedio de bateo: .251
El más bajo desde .244 en 1972.

Porcentaje de embasarse: .314
Esta marca acumulada fue la más baja desde .311 en 1972.