Los equipos de California lucen bien fuertes en 2015

El béisbol en el estado de California pasa por un gran momento. Tras una temporada del 2014 para el recuerdo -cuatro de los cinco equipos de ese estado avanzaron a la postemporada y los sorprendentes Gigantes ganaron la Serie Mundial - ahora se pronostica un 2015 aun más fascinante.

Los Padres ya no son el "patito feo" de la División Oeste de la Liga Nacional. Ahora es un equipo relevante gracias a una serie de astutas maniobras por parte de su gerente general A.J. Preller.

Hambrientos de ofensiva y jugadores de renombre para emocionar a su fanaticada, el lineup de los Padres en 2015 incluirá a tres peloteros de gran impacto.

Sin importar qué lugar del orden al bate les asigne el manager Bud Black, Matt Kemp, Justin Upton y Wil Myers tendrán la atención de cualquier lanzador que enfrente a los Padres - incluyendo a los artistas de la lomita en el Oeste de la Liga Nacional, Clayton Kershaw y Madison Bumgarner. Los zurdos, incluso los de élite, tendrán la dura prueba de enfrentar a un lineup de los Frailes repleto de toleteros derechos.

"Si anotamos más carreras y logramos pitchear como lo hicimos el año pasado, absolutamente podemos contender", dijo Black. "No hay duda alguna".

Si Myers es incluido en un rumor de cambio que traería al as de los Filis Cole Hamels de regreso a casa en San Diego, los Padres contarían con una rotación que podría superar a la de sus rivales de división Gigantes y Dodgers, así como la de los Angelinos y Atléticos en el Oeste de la Liga Americana.

Los Padres adquirieron a Kemp, Upton y Myers sin tener que deshacerse de sus abridores Andrew Cashner, Tyson Ross e Ian Kennedy. Al derecho Dan Haren, enviado a los Marlins por los Dodgers, le encantaría jugar en San Diego y aportar su veteranía. El bullpen, astutamente manejado por Black y el coach de pitcheo Darren Balsley, ha dado la cara hasta en los momentos más difíciles del equipo.

Kemp, Upton y Myers son todos cañoneros que batean a la derecha y son capaces de tomar ventaja de la barda del jardín derecho en el Petco Park. El receptor Derek Norris, quien llegó desde los Atléticos, y el antesalista Will Middlebrooks, recién llegado de Boston, también representan bates de impacto desde el lado derecho.

Kemp, quien está más acostumbrado a jugar en San Diego debido a que era un rival de división, trae consigo un historial ofensivo bastante bueno a su nueva casa. El toletero de Oklahoma ha compilado una línea ofensiva de .322/.372/.495 en el Petco Park, números que llevan a pensar que no tendrá problemas con las dimensiones de este estadio.

La temporada pasada, los bateadores 3-4-5 de los Padres se combinaron para un promedio de .225 con un porcentaje de embasarse de .307. El equipo ocupó el sótano en promedio de bateo (.226), porcentaje de embasarse (.292) y slugging (.342). De alguna forma, Black se las arregló para que su equipo terminara con 77 victorias, por encima de los Rockies y los D-backs.

Las posibilidades de los Padres de contender lucen bastante altas debido a su pitcheo - segundo en la Liga Nacional en promedio de efectividad con 3.27 - y las mejoras a la ofensiva realizadas este invierno.

Mientras que los Padres se han armado en grande este receso de campaña, los otros cuatro equipos de California también han hecho movimientos, aunque está por verse si éstos representarán una mejoría.

En movimientos que alteraron su química y mejoraron la defensa con la llegada del veterano shortstop Jimmy Rollins, el segunda base Howie Kendrick y el receptor cubano Yasmani Grandal, los Dodgers tendrán que compensar la partida de toleteros de poder como Kemp y el dominicano Hanley Ramírez, y la velocidad y destreza de Dee Gordon. El dueño del jardín central será el joven Joc Pederson, quien cuenta con el talento y las habilidades para complementar al mexicano Adrián González, al cubano Yasiel Puig y compañía.

Las adiciones de los agentes libres Brandon McCarthy y Brett Anderson aportan dos brazos de experiencia, pero también un historial de lesiones. El bullpen podría beneficiarse de la llegada de otro brazo para complementarlo con el derecho dominicano Joel Peralta, quien fue adquirido desde Tampa Bay. Andre Ethier, un toletero zurdo en plena cima de su carrera, podría convertirse en una atractiva ficha de cambio asumiendo que los Dodgers retengan una buena parte de su salario.

Los Gigantes perdieron su puja por Jon Lester con los Cachorros y vieron a su antesalista venezolano Pablo Sandoval mudarse a Boston, lo que dejó dudas en la rotación y en la parte gruesa del orden al bate. El recién adquirido Casey McGehee mostró durabilidad y productividad por los Marlins la pasada campaña, y la esperanza es que pueda reemplazar dignamente al Panda. Jake Peavy regresa para asistir a Bumgarner en una rotación que se beneficiaría del regreso de Matt Cain y Tim Lincecum. El bullpen sigue siendo sólido tras la firma de Sergio Romo para permanecer con el club.

Los Angelinos, quienes ganaron más juegos de temporada regular (98) que cualquier otro equipo en las Mayores, deberán llenar el hueco dejado por el constantemente productivo Kendrick. Un regreso de Josh Hamilton a la forma que le conocemos sería genial. Andrew Heaney, adquirido en el canje por Kendrick, debería darle a la rotación un potente brazo junto a Garrett Richards mientras Tyler Skaggs regresa de una cirugía Tommy John. Los fanáticos de los Atléticos están acostumbrados al cambio, pero esta reciente renovación - siendo la maniobra más notable el canje del cañonero Josh Donaldson a Toronto - ha sorprendido más de lo normal y la astucia del GG Billy Beane ha sido raramente cuestionada.