Reales disfrutaron de una campaña histórica en el 2014

¿Cómo describir con palabras lo que los Reales de Kansas City hicieron en octubre?

En el 2014, los pupilos de Ned Yost se establecieron como un equipo luchador y unido, con una meta en común y un arsenal de brazos temibles en el bullpen.

Tras sumar 86 victorias en el 2013, los Reales tuvieron altibajos esta temporada, pero lograron meterse en los playoffs mediante uno de los Comodines. Con ello, el béisbol de octubre volvió al Kauffman Stadium por primera vez desde que el club ganó la Serie Mundial en 1985.

Y ahí fue cuando la verdadera magia comenzó. Los monarcas se encendieron en la postemporada y aunque su campaña terminó de manera decepcionante en el Juego 7 de la Serie Mundial a manos de los Gigantes y Madison Bumgarner, la impresión que dejaron fue imborrable.

A continuación, un vistazo a los cinco temas más destacados de los Reales en el 2014.

5. Un Monstruo de tres cabezas

En el 2014, cuando los Reales tenían la ventaja en las entradas finales, por lo general terminaban ganando gracias a un trío de relevistas.

El dominicano Kelvin Herrera tuvo efectividad de 1.41 en 70 juegos en la temporada regular y promedio de carreras limpias de 1.80 con 16 ponches en 15 innings de labor en la postemporada. El desempeño del preparador de mesa Wade Davis fue sobrenatural, ya registró foja de 9-2 con efectividad de 1.00 en 71 presentaciones y ponchó a 109 bateadores en 72 innings. En los playoffs, su promedio de carreras limpias fue de 0.63.

Por su parte, el taponero Greg Holland registró efectividad de 1.44 y sumó 46 rescates en 62.1 innings de labor en la temporada regular. En octubre, tuvo promedio de carreras limpias de 0.82 y se apuntó siete salvamentos.

4. 29 años después

George Brett celebró desde un palco de lujo cuando el receptor de los Reales, el venezolano Salvador Pérez, atrapó un elevado foul para sellar la victoria de Kansas City sobre los Medias Blancas el 26 de septiembre en Chicago.

Con dicho triunfo, los Reales se aseguraron un pase a los playoffs por primera vez desde que ganaron la Serie Mundial en 1985 y le pusieron fin a la sequía más larga en el deporte Norteamericano.

3. Juego del Comodín

Los Reales no tuvieron mucho tiempo para celebrar su pase a los playoffs, ya que a los pocos días tuvieron que enfrentarse a los Atléticos de Oakland un Juego del Comodín de la Liga Americana para el recuerdo.

Después de siete entradas, los Reales perdían por 7-3 ante los Atléticos y Jon Lester. Pero Kansas City anotó tres veces en el octavo inning y empató el marcador en la parte baja del noveno. En el 12do inning, Oakland se fue arriba 8-7, pero los Reales anotaron dos veces en la parta baja de la entrada para ganar.

2. Una racha histórica

En los primeros dos juegos de Serie Divisional de la Liga Americana en el Angel Stadium, los Reales vencieron en extrainnings a los Angelinos, que habían encabezado las Grandes Ligas con 98 victorias en la temporada regular. En el tercer compromiso en Kansas City, lograron una victoria contundente para completar una barrida improbable en la primera ronda.

Todo funcionó. Tuvieron buen pitcheo. Mike Moustakas conectó jonrones claves. Hosmer produjo. El campocorto venezolano Alcides Escobar y los jardineros Lorenzo Cain, Jarrod Dyson y Nori Aoki hicieron jugadas increíbles con el guante. El bullpen no dio tregua.

Posteriormente, los Reales lograron otra increíble barrida, en esta ocasión sobre los Orioles en la Serie de Campeonato para llevarse el banderín de la Liga Americana y establecer un récord con ocho victorias consecutivas en los playoffs.

1. A 90 pies de distancia

Los primeros seis juegos del Clásico de Otoño del 2014 quizás fueron un borrón, ya que los Reales y los Gigantes intercambiaron golpes en una batalla que se definió en el último inning del Juego 7.

Todos recordaremos la grandeza de Bumgarner, uno de los pitchers más dominantes en la historia de la Serie Mundial, y su relevo magistral en el partido decisivo. Pero también recordaremos el último momento del juego y de la temporada.

Alex Gordon se encontraba en la tercera base después de que su sencillo se convirtiera en un triple debido a errores defensivos de los jardineros de San Francisco. Con dos outs y perdiendo 3-2, Pérez conectó un elevado que su compatriota, el tercera base Pablo Sandoval, atrapó para ponerle fin al juego y darle a los Gigantes su tercer título de Serie Mundial en cinco años.

Fue una derrota desgarradora para los Reales y su fanaticada, pero la magia del 2014 no pasó desapercibida por un equipo que tiene previsto volver a la acción de octubre con regularidad.