Minnesota reconoció el valor de Hughes con extensión

Minnesota reconoció el valor de Hughes con extensión

Minnesota no le dio un nuevo contrato a Phil Hughes simplemente por el gesto que tuvo el diestro a finales de la campaña del 2014. Para entonces, el club ya sabía de qué era capaz Hughes.

Se trata de un pitcher que puede servirle de ancla al cuerpo monticular. Tiene apenas 28 años de edad y Minnesota cree que se mantendrá en un nivel alto por varios años. Eso fue justo lo que vieron de Hughes en el 2014, campaña en la cual hizo 32 aperturas y trabajó 209.2 innings.

Este año, Hughes otorgó apenas 16 boletos a la vez que abanicó a 186 bateadores. Su proporción de ponches-bases por bolas - 11.63 - es la mejor en la historia de Grandes Ligas para una temporada.

Hughes no tiró con más velocidad que en años anteriores. Dejó a un lado el slider y comenzó a tirar una recta cortada con la cual había experimentado a principios de su carrera. También tiró más curvas y menos lanzamientos en cambio.

Pero el éxito de Hughes en Minnesota se debe a más que su repertorio. El serpentinero halló un nivel de comodidad y confianza que quizás nunca experimentó en siete temporadas con los Yankees. Confió en su material como posiblemente nunca lo había hecho.

En el 2014, Hughes se quedó un out corto de los 210 innings de labor que necesitaba para recibir una bonificación de US$500,000. Su última apertura fue acortada por lluvia.

El manager Ron Gardenhire le ofreció la oportunidad de lanzar en calidad de relevista durante el último fin de semana de la temporada para que pudiera conseguir el out que le faltaba, pero Hughes no lo consideró correcto.

Si Hughes hubiese salido a lanzar desde el bullpen para sumar un out más, nadie se lo hubiera reprochado. Pero la manera en que afrontó la situación habla muy bien de él y de su actitud hacia su persona, los contratos y el profesionalismo.

Cuando un club se cree cerca de dar un giro y está a punto de ascender a dos de los mejores prospectos de Grandes Ligas, la actitud y el ambiente y el hacer las cosas bien son importantes. Los jugadores jóvenes se fijan en todo.

"Se trata de un muchacho de calidad", dijo el gerente general Terry Ryan acerca de Hughes. "Tiene una visión a largo plazo con respecto a lo que quiere lograr. Hoy en día es difícil encontrar un muchacho con semejante actitud. Es un buen muchacho. Ha hecho una gran labor para nosotros".

A la vez que Ryan se dedicó a reforzar su cuerpo monticular, estaba bien consciente de lo que Hughes había logrado por Minnesota. Por lo tanto, a firmar al agente libre dominicano Ervin Santana por cuatro años y US$55 millones, el executivo tuvo en mente a Hughes.

El lunes, el equipo anunció que le había dado a Hughes una extensión de tres años y US$42 millones.

Cuando Ryan retomó la riendas como gerente general de Minnesota hace tres años, su meta era adquirir todo el picheo posible. Aunque hay muchachos jóvenes que van a competir por puestos en las filas de los Twins, Ryan cuenta con cuatro veteranos al frente de la rotación: Hughes, Santana, Ricky Nolasco y Mike Pelfrey.

Ryan también firmó al jardinero veterano Torii Hunter, quien comenzó su carrera con Minnesota. A la espera del guardabosque Byron Buxton y el tercera base dominicano Miguel Sanó - ambos podrían debutar en el 2015 - Ryan quería fortalecer su cuerpo monticular y agregar a un bateador veterano capaz de producir.

La Central de la Liga Americana es un división bien fuerte. Los Tigres y los Reales se creen lo suficientemente buenos para volver a los playoffs y los Indios y los Medias Blancas parecen haber mejorado.

Pero los Twins también van en ascenso y los acuerdos con Hughes y Santana les bridan estabilidad y dos motivos más para sentirse optimistas.