Peña quiere brindarles más versatilidad a los Rojos

CINCINNATI - Normalmente, el receptor sustituto de los Rojos, Brayan Peña, juega béisbol invernal todos los años. Pero para el 2014-15, el cubano lo descartado-casi.

"No estoy diciendo que no vaya a jugar pelota invernal. Pero estoy seguro en un 99%", dijo Peña. "Se trata de cuidar a mi familia. También quiero darle algo de descanso a mi cuerpo y tiempo de recuperación.

"Jugué mucho este año. No esperaba jugar tanto. Me estoy preparando mejor este año porque en este juego nunca sabes".

Peña, de 32 años, se alista para la segunda temporada de un contrato de dos años y US$2.28 millones que firmó con los Rojos en enero. Popular en el clubhouse y en el terreno por su alegre personalidad y su habilidad de comunicarse con los lanzadores--sobre todo en español con el dominicano Johnny Cueto y el cubano Aroldis Chapman-Peña tuvo una buena primera temporada en Cincinnati.

En 115 juegos la campaña pasada, Peña bateó .253 con cinco jonrones y 26 empujadas. A la defensa, atrapó a 10 de 25 corredores en intento de robo (40%). Además, el habanero recibió cada uno de los juegos completos de los Rojos y ocho de las 13 blanqueadas del equipo.

Algo inesperado fue que Peña jugara tanto en la primera base. El cubano tuvo que sustituir en la inicial a Joey Votto, quien se perdió 100 partidos debido a una lesión en el cuádriceps izquierdo. El primero jugó 53 encuentros en la primera almohadilla, 45 de ellos como titular. No alcanzó los niveles de un Guante de Oro, pero sí se vio estable e hizo en ocasiones jugadas espectaculares.

"La primera base fue una posición que en realidad nunca había jugado", dijo Peña. "Necesito mejorar mis condiciones físicas. Necesito mejorar mi régimen de la temporada baja. No sólo se trata de ser un sustituto".

Después de la temporada, Peña se sometió a una cirugía para sacarle fragmentos de hueso a su codo derecho. Se espera que esté completamente recuperado para los entrenamientos y para ser el sustituto del cátcher titular Devin Mesoraco.

Peña no tiene previsto jugar tanto en la primera base en el 2015.

"Joey va a estar en salud. Espero que él pueda salir a jugar todos los días", dijo Peña. "Pero es parte de mi preparación. Estoy fildeando rodados y recibiendo y otras cosas. También estoy haciendo algo de trabajo en los jardines para estar preparado, para que nada me tome por sorpresa.

"Sólo quiero poder ayudar. Quiero darle (al manager) Bryan Price la oportunidad de saber que dondequiera que me ponga, voy a estar listo para él y para mi equipo".

Padre de tres hijos entre cuatro años y cinco meses de edad, Peña no quiere dejar de valorar su tiempo fuera del terreno.

"Era hora de dejar de jugar pelota invernal durante un tiempo y de pasar un tiempo con mi familia-sobre todo con mi bebé recién nacida, Isabela", comentó Peña. "Estoy disfrutando mi tiempo con mi familia. Pero es hora de empezar a trabajar".