Padres fueron audaces al completar cambio por Myers

Desde el principio, los Rays se dieron cuenta que Wil Myers tenía la oportunidad de ser un chico especial.

En tan sólo su sexto juego en la Gran Carpa, Myers se paró en la caja de bateo en la parte alta de la sexta entrada con las bases llenas y los Rays abajo en el marcador, 3-1, en el Yankee Stadium. Y frente a un estadio lleno, con todo el estruendo de la multitud, cayó abajo en la cuenta frente a CC Sabathia, 0-2.

Myers tenía 22 años de edad. Era un muchacho sin experiencia. ¿Qué iba a hacer frente a Sabathia y la cuenta en 0-2?

Si revivimos lo que sucedió en ese turno al bate, los Rays dirán que Sabathia no hizo un solo pitcheo malo. El zurdo lanzó una recta hacia afuera, no fue un gran pitcheo, pero tampoco fue malo.

¿Estaba Myers nervioso? No. ¿Ansioso? Absolutamente no. En cambio, el muchacho esperó, esperó, esperó, y en el último momento, conectó de manera sólida una recta de Sabathia ubicada en la mitad externa del plato para bateador derecho.

Y este chico, este jovencito de 22 años de edad pero con cara de uno de 17, silenció al Yankee Stadium con un gigantesco grand slam hacia el jardín derecho.

Bienvenido a Grandes Ligas, muchacho.

Momentos después, Myers parecía el tipo menos sorprendido sobre la Tierra. De hecho, ni se inmutó. El joven inclinó la cabeza y sonrió levemente. Myers simplemente hizo lo que siempre hace. No se vio abrumado por el momento.

Ese turno al bate fue una especie de trampolín para Myers rumbo a una temporada de ensueño como novato, una que le valió ser reconocido como el Novato del Año en 2013. Y los Padres de San Diego han observado esa turno al bate al menos una docena de veces en los últimos dos días mientras trabajaban para adquirirlo desde los Rays.

Y eso mismo lograron el miércoles tras pactar un canje masivo de 11 peloteros que también incluyó a los Rays y Nacionales. Si este tipo de tratos llegaran con garantías, no fueran ni una pizca de lo divertido que son.

Lo mejor de este cambio múltiple es que estos tres gerentes generales -- A.J. Preller de los Padres, Matt Silverman de los Rays y Mike Rizzo de los Nacionales - nunca titubearon en completarlo.

Para estos tres directivos lo complicado de esta maniobra -por el hecho de incluir a tantos jugadores con un potencial tremendo- nunca fue un obstáculo. Al final los tres obtuvieron justo lo que querían.

OK, desmenucemos lo que ésta transacción significa para cada equipo involucrado.

Los Padres ocuparon el último lugar de todo el béisbol en carreras anotadas la campaña pasada. En una temporada en la que el cuerpo de lanzadores fue la nota positiva, el club sabía que no tenía oportunidad de competir a menos de que reforzaran su ofensiva.

Los Padres recibieron a:
Wil Myers, OF (TB)

Ryan Hanigan, C (TB)

Gerardo Reyes, LD (TB)

José Castillo, LZ (TB)

Los Rays recibieron a:
Steven Souza, J (WSH)

René Rivera, C (SD)

Jake Bauers, 1B (SD)

Burch Smith, LD (SD)

Travis Ott, LZ (WSH)

Los Nacionales recibieron a:
Joe Ross, LD (SD)

Un jugador a ser nombrado después (Trea Turner, SS) (SD)

Primero, Preller llegó a un acuerdo para adquirir al jardinero Matt Kemp desde los Dodgers. Al igual que Myers, el cañonero es propenso a las lesiones. Y al igual que Myers, la capacidad de este muchacho es inmensa.

Si Kemp se mantiene sano, es capaz de ser el bateador que genere el mayor impacto sobre los equipos de la oposición, ese bateador con la habilidad de hacer mejores a todos los demás en el lineup.

Myers, de 24 años de edad, también tiene ese potencial. Vio acción en apenas 88 encuentros en su temporada como novato, y con 23 dobles, 13 cuadrangulares y un OPS de .831, mostró hechuras de un pelotero que podría cambiarle la cara a cualquier franquicia.

Myers fue la sombra de su propia versión del 2013 en 2014. Una dolencia en la muñeca mermó su juego y lo limitó a sólo 87 encuentros para un raquítico promedio de .222.

Este canje no será oficial hasta que los Padres examinen cuidadosamente su muñeca. Si se encuentra sano, Myers tiene la capacidad de ser un jugador especial, y los Padres tendrían el control del joven jardinero por cinco campañas más.

Las agallas de los Padres para ceder a cinco peloteros, incluyendo varios de sus mejores prospectos, nos dice qué tan convencidos están de que Myers hará grandes cosas para ellos.

En cuanto a los Rays, accedieron a esta transacción debido a que tienen otras prioridades. No piensen que esto significa que están dispuestos a dar un paso hacia atrás y reconstruir su roster.

De hecho no lo están. En cambio, Tampa Bay encontró un trato con mucho sentido. Los Rays acordaron este canje porque van a recibir a cinco jugadores a cambio, incluyendo a cuatro entre las edades de 19 y 24.

Realizaron este cambio porque enviarán a dos de esos jovencitos a los Nacionales a cambio del jardinero Steven Souza.

Souza tiene 25 años de edad y ha tenido números ofensivos bastante buenos (1.022 de OPS) en 96 juegos en Triple-A. Los Rays piensan que puede convertirse en un sólido bateador en la parte gruesa de la alineación, un pelotero que podría contribuir a ganar inmediatamente.

De nuevo, los Rays no ven esta transacción como una señal de que han entregado la temporada del 2015. Con Alex Cobb y Chris Archer al frente de la rotación, con Evan Longoria en la parte gruesa de su lineup y con un sólido bullpen, los Rays creen que serán mucho mejores de lo que la gente piensa.

¿Y los Nacionales? Probablemente cuentan con el mejor equipo en la Liga Nacional. Su roster es tan profundo que Souza no entraba en sus planes para el 2015. Los capitalinos hicieron esta transacción con un ojo puesto en el futuro, al obtener al campocorto de 21 años de edad Trea Turner y al derecho de la misma edad Joe Ross.

Este es un cambio que podría verse diferente de aquí a un año, incluso de aquí a tres años.

¿Ha habido un receso de temporada más interesante que éste? Han habido tantas transacciones que no sabremos quiénes serán los ganadores y quiénes los perdedores por meses y meses. ¿Quién hará la siguiente maniobra ahora?