Angelinos esperan un repunte de Hamilton en el 2015

Angelinos esperan un repunte de Hamilton en el 2015

ANAHEIM - Josh Hamilton concluyó la temporada del 2013 de manera positiva al batear para .327 con porcentaje de embasarse de .384 y slugging de .500 en 44 juegos durante las últimas siete semanas de la campaña. En los primeros ochos partidos de la temporada del 2014, su promedio fue de .444, lo cual parecía ser el principio de un repunte.

"Hemos visto buenas versiones de Josh", dijo el gerente general de los Angelinos, Jerry Dipoto, en el primer día de las Reuniones Invernales. "Simplemente necesitamos encontrar la manera de que las rachas positivas sean más largas".

El 2015 será una campaña decisiva para Hamilton, quien demostrará si aún puede ser una amenaza con el madero o si jamás volverá a ser el jugador de antes.

El veterano, quien cumplirá 34 años de edad el 21 de mayo, se encontrará en la tercera temporada de su contrato de cinco años y US$125 millones con los Angelinos. Con un salario de US$25.4 millones, será el jugador mejor pagado del club en el 2015.

En sus primeras dos temporadas con los Angelinos, Hamilton bateó para .255 con porcentaje de embasarse de .316 y slugging de .426 tras registrar .305/.363/542 en cinco campañas consecutivas por los Rangers del 2008 al 2012. En dicho tramo, fue seleccionado para el Juego de Estrellas cinco veces.

Hamilton se mantuvo en salud en el 2013, pero registró promedio de apenas .250 con porcentaje de embasarse de .307. En el 2014, Hamilton disputó apenas 89 juegos, se ponchó 108 veces, bateó .263, conectó 10 jonrones y se fue de 13-0 en la Serie Divisional de la Liga Americana ante los Reales.

El capataz de los Angelinos, Mike Scioscia, indicó que no tuvo ningún "mensaje en particular" para Hamilton cuando terminó la temporada.

"El lo comprende", dijo Sciosica. "Entiende. Quieres destacarse. No creo que nadie haya estado más decepcionado con su desempeño el año pasado [que él mismo.] Mucho se debe a que se perdió bastante tiempo con la lesión en el pulgar. Quiere contribuir. Está consciente de lo importante que es para nosotros. Estará listo para arrancar en los entrenamientos. Habrá una mejoría".

Es imposible determinar que tanto Hamilton estuvo afectado por la lesion en el pulgar izquierdo que sostuvo al deslizarse en la primera base el 8 de abril y lo mantuvo casi fuera de acción durante dos meses, pero parece haber una correlación.

En sus siguientes 80 partidos, Hamilton bateó para .247 y tuvo dos rachas de más de 20 juegos cada una sin volvarse la cerca. Luego padeció dolores en el hombro y el costado derecho que lo obligaron a pasarse el mes de septiembre rehabilitándose. Jugó en la postemporada tras no estar expuesto a pitcheo en vivo por largo rato.

"Obviamente, no terminó la temporada con buena nota y fue inconsistente todo el año, pero aun así Josh es un deportista dotado", dijo Dipoto. "Cuando le va bien y está encendido, es capaz de cosas que muchos otros muchachos no pueden hacer. Necesitamos hallar la forma de mantenerlo así todo el tiempo. Ahí es donde la gerencia, el cuerpo de coaches y la familia de los Angelinos pueden ayudarlo".

La clave para Hamilton es "un regreso a la simplicidad", dijo Scioscia. Hamilton aumentó 20 libras durante el invierno pasado para volver a su peso normal y trabajó con un coach para recuperar su swing. Pero según Dipoto, Hamilton no está haciendo "nada especial" durante el actual receso de temporada.

"Simplemente se está alistando para una temporada", agregó Dipoto.

Los Angelinos esperan que tenga un año mejor.

"Llegará, trabajará y estará listo para jugar", dijo Dipoto. "Sé que tuvo un final amargo, pero no me cabe duda de que Josh se fue a casa a prepararse para jugar pelota. Eso es lo que acostumbra hacer".