Movimientos tienen a Marlins como contendientes

MIAMI, Florida - Una probadita de éxito en el 2014 dejó a los Marlins con hambre de llegar más lejos. Tanto es el deseo de ganar que la organización ha realizado una serie de maniobras de impacto que han convertido al club en un contendiente en el Este de la Liga Nacional.

Este esfuerzo por armar una escuadra competitiva llega dos años después de que la organización tocó fondo tras terminar con marca de 62-100 que generó una percepción pública de caos en 2013.

Esta vez, utilizado las Reuniones Invernales como plataforma, los Marlins demostraron que van en serio. El equipo ahora luce bastante fuerte de cara al 2015, año que para muchos sería una temporada de reconstrucción. El renovado optimismo surgió de un alentador 2014, campaña que finalizaron con récord de 77-85.

"Cuando pierdes 100 juegos, tienes mucho trabajo por hacer", manifestó el presidente de operaciones de béisbol Michael Hill. "Creo que dimos varios pasos hacia adelante en 2014, pero como lo hemos dicho, todavía tenemos mucho por hacer y mas pasos que tomar hacia la dirección correcta, porque todavía no estamos jugando en octubre, y ese es nuestro objetivo final".

El plan durante la temporada muerta fue puesto en acción con la firma histórica del cañonero dos veces convocado al Juego de Estrellas Giancarlo Stanton, quien firmó por 13 años y US$325 millones. Desde que el contrato de Stanton se hizo oficial el 19 de noviembre, los Marlins han realizado cuatro canjes, de los cuales tres se dieron la semana pasada durante las Reuniones Invernales en San Diego.

El roster se vio reforzado con la llegada del segunda base Dee Gordon, los derechos Mat Latos y Dan Haren y los relevistas Aaron Crow y Anthony Rienzo. El venezolano Miguel Rojas tiene la oportunidad de hacer el club como infielder utility, y el seleccionado en el draft de la Regla 5, Andrew McKirahan, competirá por el rol de preparador de mesa zurdo.

Para obtener esos refuerzos, los Marlins tuvieron que echar mano de su sistema de liga menor, al canjear a nueve peloteros entre prospectos y otros con previa experiencia en Grandes Ligas. Para recibir, Miami tuvo que dar. Los Marlins tuvieron que desprenderse de Anthony DeSclafani, el puertorriqueño Kike Hernández, Chris Hatcher, Dan Jennings, Austin Barnes, Brian Flynn, Reid Redman y Chad Wallach. De ese grupo, sólo Barnes, Redman y Wallach no pasaron tiempo en el roster de Grandes Ligas el año pasado.

Miami sintió que era el momento idóneo para generar impacto, en gran parte debido a que el equipo tuvo una mejoría de 15 juegos en el 2014, mientras que permanecieron activos en la lucha por uno de los dos Comodines hasta mediados de septiembre.

"Sentimos que hemos adquirido a peloteros buenos y jóvenes, y queremos rodearlos de jugadores que nos den la oportunidad de ganar partidos", indicó Hill. "Creo que vamos en camino a lograr justo eso. Estamos tratando de mejorar nuestro club y atender las necesidades que hemos identificado y que pensamos nos ayudaran a mejorar".

El resto del béisbol ya se dio cuenta.

Desde que Hill asumió el puesto de presidente de operaciones de béisbol, y Dan Jennings fue ascendido a gerente general, la organización se ha sometido a un cambio de filosofía. Eso mismo lo demostraron con el contrato de Stanton, el cual incluye la primera cláusula para rechazar cualquier cambio desde que Jeffrey Loria se convirtió en el dueño del club en 2002.

El creativo pacto también incluye una cláusula de recesión que Stanton podría ejercer después de seis campañas.

En el pasado, Miami se había mostrado renuente a otorgar cláusulas para rechazar un cambio o cláusulas de recesión.

Los Marlins también están abiertos a ofrecer extensiones de contratos a cuatro jugadores que conforman su núcleo y quienes todavía no llegan a sus años de arbitraje salarial. De nuevo, este es un territorio inexplorado para una franquicia que tiene un historial de resistirse a contratos a largo plazo.

Los Marlins ya han hablado con el cubano José Fernández, el jardinero izquierdo Christian Yelich, el jardinero central dominicano Marcell Ozuna y el shortstop cubano Adeiny Hechavarría acerca de potenciales contratos a largo plazo. Tras la conclusión de las Reuniones Invernales, el club ahora podría enfocarse en asegurar a su talento joven.

Fernández y Ozuna son representados por el agente Scott Boras, conocido por aconsejarle a sus clientes que opten por la agencia libre.

Pero en las Reuniones Invernales, Boras se mostró dispuesto a al menos negociar.

"Con cada negociación, apreciamos todo lo que ellos hagan", expresó Boras. "Tenemos que evaluarlo económicamente. Ambos peloteros tienen cuatro o cinco años durante los cuales van a permanecer jugando ahí. Tenemos bastante tiempo para estudiar este tema y determinar qué es lo mejor para ambos".

Boras también elogio a los Marlins por la firma de Stanton.

"Se trata de algo bueno para los Marlins, bueno para la comunidad y bueno para Loria", concluyó Boras.