Harper llega a un nuevo acuerdo con los Nacionales

WASHINGTON - El jardinero Bryce Harper y los Nacionales han pactado los términos de un nuevo contrato de dos años y US$7.5 millones, según le dijo una fuente a MLB.com. El Washington Post fue el primer medio en informar el nuevo acuerdo.

El nuevo contrato resuelve lo que había sido una situación espinosa entre el equipo y el jugador. El representante de Harper, Scott Boras, creía que Harper debía estar elegible para el arbitraje este invierno, mientras que los Nacionales alegaban que al guardabosque no le tocaba dicho proceso hasta la temporada baja del 2015-16.

Este nuevo pacto le da a Harper un salario superior al de US$1.5 millón que iba a ganar en el 2015 bajo los términos de su contrato anterior. Sin embargo, el toletero y el equipo evitarán ir a la mesa de arbitraje durante al menos dos años más.

Harper firmó un contrato de Grandes Ligas cuando fue seleccionado en el draft amateur del 2010, acuerdo que tuvo un valor de US$9.9 millones-incluyendo una bonificación de US$6.25 millones al firmar. En ese momento, era un pacto récord para un jugador de posición saliendo del draft.

Según el Washington Post, los representantes de Harper alegaban que un acuerdo oral entre las dos partes le permitía la jugador salirse de su contrato y participar en el proceso de arbitraje. Los Nacionales negaron la existencia de tal acuerdo.

De no haber pactado un nuevo contrato ahora, ambas partes estaban programadas para participar en una audiencia el martes.

Desde que debutó en Grandes Ligas en el 2012, Harper ha sido Novato del Año en la Liga Nacional, ha sido convocado a dos Juegos de Estrellas y ha ayudado a llevar a Washington a dos postemporadas.

Con tres jonrones en la postemporada del 2014, Harper se convirtió en apenas el cuarto jugador en la historia con cuatro cuadrangulares en playoffs/Serie Mundial antes de cumplir los 22 años.

La temporada pasada, Harper se perdió 62 juegos debido a una lesión en un pulgar, pero fue tal vez el mejor jugador de los Nacionales en la Serie Divisional contra los Gigantes, bateando .294 con tres vuelacercas.