Los Marlins de Miami siguen armándose de cara al 2015

SAN DIEGO - Lo que ya era un optimismo genuino en los Marlins se tornó en una actitud aun más positiva durante las Reuniones Invernales esta semana.

Miami, que dio un giro al firmar por 13 años y US$325 al talentoso cañonero Giancarlo Stanton, mantuvo el impulso de dicha contratación en San Diego.

En un canje de siete jugadores con los Dodgers, los Marlins adquirieron al dinámico intermedista Dee Gordon, quien encabezó las Grandes Ligas con 64 bases robadas en el 2014. Miami tuvo que ceder bastante talento a cambio, incluyendo a su mejor prospecto de pitcheo, Andrew Heaney. Pero valió la pena con tal de agregar a Gordon, cuyo impacto en el ataque ofensivo sería enorme.

"Ha habido un cambio de filosofía en nuestra forma de hacer las cosas este invierno", dijo el presidente de operaciones de béisbol de los Marlins, Michael Hill. "Hemos hecho buenas selecciones en los drafts. Hemos hecho un buen trabajo en cuanto al desarrollo se refiere. Ahora estamos recurriendo a dichos recursos para que nos ayuden a ganar a nivel de Grandes Ligas. En este deporte, para recibir tienes que dar. Sabíamos que estábamos recibiendo jugadores talentosos. Teníamos que dar talento a cambio. Cedimos a un pitcher joven muy bueno en Andrew Heaney".

El jueves, los Marlins adquirieron al abridor Mat Latos, quien ha sumado 14 victorias o más en tres de las últimas cinco temporadas, en un cambio con los Rojos.

Dichos movimientos indican que el deseo de los Marlins de ganar va más allá del acuerdo con Stanton. Este ya era un grupo que iba por buen camino. Miami, construyendo alrededor de un talento joven estupendo, mejoró 15 juegos en la tabla de posiciones del 2013 al 2014.

La calidad del talento joven de los Peces es indiscutible. El contrato de Stanton es la evidencia más obvia de que esta franquicia va por el sendero positivo. Ya sabemos lo que Stanton significa para los Marlins en el terreno. Ahora, su contrato y su presencia le brindan también un estímulo psicológico a la organización.

"Este es un jugador de franquicia", manifestó el capataz de los Marlins, Mike Redmond. "Digo, es mucho lo que este muchacho le ofrece al equipo y a la organización. Es un jugador desarrollado en casa. Considero que era muy importante que los Marlins firmaran a una figura así - un muchacho que ha subido dentro de la organización - para saber que va a estar aquí y que va a usar el uniforme de los Marlins por mucho tiempo.

"Le envía un gran mensaje a nuestros jugadores de que queremos que este muchacho esté aquí y por mucho tiempo. A fin de cuentas, no había una situación en la hubiésemos estado mejor sin él. No había que pensarlo mucho.

"Pero a la vez, tienes que pasar por el proceso y en el transcurso de las negociaciones, Giancarlo hizo preguntas muy sensatas y estaba a bordo. Todo cayó en su lugar y fue maravilloso para todos".

Miami ha hecho lo correcto a la hora de desarrollar a sus jugadores jóvenes, a pesar de que ha habido momentos en que el proceso ha sido doloroso. El club cayó en la tabla de posiciones mientras los prospectos del club adquirían experiencia en la Gran Carpa.

"Si ves las cosas en las que acertamos, aunque perdimos 100 juegos [en el 2013] le permitimos jugar al [campocorto cubano] Adeiny Hechavarría", dijo Redmond. "Pudimos subir al [jardinero central dominicano Marcell] Ozuna y al [jardinero izquierdo Christian] Yelich para darles turnos al bate que los prepararon para esta última temporada.

"Creo que estamos muy conscientes de lo especial que son algunos de nuestros jugadores jóvenes, porque les permitimos salir a jugar. Sabíamos que iba a ser difícil en cuanto a nuestro récord se refiere, pero si dejamos que estos muchachos salgan, jueguen y maduren, entonces podremos ver qué tan buenos son y creo que así fue. Eso fue justo lo que vimos.

"Nos sentimos muy animados para seguir adelante y sabemos que el tope para estos muchachos es muy alto, incluyendo para Giancarlo, cuyas mejores temporadas siento están por venir--eso nos anima. Ves cosas individuales. Entre las cosas que considero importantes está la química. No nos damos por vencidos. Jugamos nueve innings. Tenemos mucho fuego. Nuestros muchachos están hambrientos. Tienen sed de victoria. Tienen ganas de competir. Llegan listos todos los días. Todas esas han sido características de los equipos exitosos de los que he sido parte y sé que vamos por el camino indicado".

Ahora mismo, a la vez que los Marlins esperan ver más progreso de su camada de jugadores jóvenes, también se han puesto en posición de reforzar su roster con adquisiciones.

"Sentimos que tenemos un gran núcleo joven y ahora es cuestión de hallar algunas piezas que puedan echarnos la mano y ayudar a esos muchachos a madurar y a ganar", dijo Redmond.

Los Marlins se han puesto en tal posición que cuando hablan de ganar, la conversación es completamente realista.