Moncada, López encabezan a los prospectos cubanos

SAN DIEGO -- Yasmany Tomás ya no se encuentra disponible, pero los prospectos cubanos siguen siendo un tema popular en las Reuniones Invernales.

El infielder medio ambidiestro Yoan Moncada, de 19 años de edad, y el lanzador derecho Yoan López, de 21, son dos de los peloteros que generan mayor expectativa en los círculos internacionales esta semana. Se espera que ambos firmen con un club de Grandes Ligas durante el próximo año.

Entre los equipos que han evaluado a la camada más reciente de jugadores cubanos se encuentran los Yankees, Dodgers, Medias Rojas, D-Backs y Bravos.

"Creo que nuestra dirección se encausará en conseguir jugadores de impacto, que se integren a nuestra organización, bien sea otro joven cubano proveniente de la República Dominicana, o un agente libre, o un pelotero de alto nivel de Venezuela o Dominicana. Nuestro objetivo es conseguir los peloteros de mayor impacto para integrarlos a nuestra organización", dijo De Jon Watson, vicepresidente senior de operaciones de béisbol de los D-Backs.

"El foco principal es intentar impactar a nuestra organización internamente y formar nuestros propios peloteros. Si somos capaces de conseguir eso, creo que va a causar un efecto positivo en nuestro equipo grande. En este momento, nuestra meta es conseguir el mejor talento que se encuentre en el planeta".

La lista de agentes libres provenientes de Cuba elegibles para firmar incluye al lanzador diestro Jorge Despaigne, de 23 años, y al primera base Jozzen Cuesta, de 25. El pitcher diestro Misael Siverio, de 25 años, firmó recientemente con los Marineros.

Andy Ibáñez, de 21 años, y Héctor Olivera, ambos jugadores de segunda base, estarán en el mercado durante el próximo año. Hay una cantidad innumerable de talento, tales como el tercera base Pavel Quesada, de 25 años, quien se encuentran en fases diversas de tramitación de sus documentos a fin de hacerse elegibles.

"Evaluamos jugadores cubanos de forma extensa", dijo el gerente general de los Yankees, Brian Cashman.

Moncada sigue siendo el prospecto joven que ha causado mayor expectativa al salir de Cuba desde Jorge Soler, quien firmó con los Cachorros en 2012. Moncada debutó con el Cienfuegos de la Serie Nacional de Cuba a los 17 años y bateó para .277 al jugar en dos temporadas de forma parcial. Se dio a conocer al dominar las ligas sub-16 y sub-18 en Cuba.

Moncada, quien reside con su agente en la Florida ahora mismo, efectuó una demostración el 12 de noviembre a la cual asistieron entre 60 y 70 escuchas y podría iniciar entrenamientos privados muy pronto. Se espera que varios equipos evalúen a Moncada y a López en varios entrenamientos privados antes de comprometerse a contratarlos.

López, de 21 años, escenificó una demostración para los scouts en la República Dominicana el 8 de noviembre y ha iniciado varios entrenamientos privados para equipos de Grandes Ligas. Hay fuentes que indican que los Yankees, Dodgers y D-Backs están entre las organizaciones que han expresado interés en el pitcher de 6 pies, 4 pulgadas de altura y 190 libras de peso.

López, quien estableció residencia en Haití y ha sido declarado agente libre por Major League Baseball, aún debe ser autorizado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en ingles) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos antes que pueda ser contratado por equipo alguno. Moncada, de 19 años, también se encuentra esperando por la autorización de la OFAC antes que pueda firmar.

López lanza recta cortada, cambio de velocidad, curva y slider, pero es mejor conocido por una recta con velocidades que oscilan entre 93 y 95 millas por hora. Su recta ha llegado a medir 100 MPH en tres ocasiones desde que comenzó a entrenar en frente de scouts.

En Cuba, López jugó por tres temporadas para Isla de la Juventud en la Serie Nacional, la liga más importante de ese país. Tuvo efectividad de 3.12 con 28 ponches y 11 boletos en 49 innings en su última temporada antes de desertar de Cuba.

Al tener menos de 23 años de edad y no haber jugado en una liga profesional cubana por al menos cinco temporadas, López y Moncada están sujetos a los lineamientos internacionales para contrataciones. De acuerdo al actual Contrato Colectivo, cada equipo tiene una base de US$700,000 y una cantidad adicional para bonos basada en el récord de cada organización en 2013 para el periodo de firmas internacionales, el cual se inició el pasado 2 de julio.

Los Yankees, Medias Rojas y Rays han gastado más del 15 por ciento de sus montos permitidos para bonos, y se encuentran en el rango máximo para penalidades en el período de firmas 2014-15. La penalidad incluye un impuesto de 100 por ciento en su asignación de bonos y le prohíbe firmar cualquier jugador elegible por más de US$300,000 durante los dos períodos siguientes. Se espera que los Angelinos enfrenten la penalidad más severa luego de acordar contratar al infielder cubano Roberto Baldoquin por una cantidad cercana a los US$8 millones.

"(La evaluación) se ha hecho más difícil, creo, porque es un mercado muy costoso para nosotros y el impuesto asociado con ese tipo de compromisos al llegar a cierto nivel", dice Cashman. "No tienes una forma de apreciar todos los elementos que componen al pelotero y sus antecedentes personales, lo cual es más importante en un equipo de mercado grande. Hace que esas inversiones sean un poco más riesgosas".

"Sin embargo, hemos participado, aunque no hemos sido incluidos porque los mercados han flotado a ciertas categorías muy altas", prosiguió Cashman. "En la mayoría de los casos, muchos equipos se han beneficiado al hacer sus transacciones, pero nos gustaría evaluar a un pelotero teniendo la oportunidad de conocerlo bien antes de hacer recomendaciones a esos niveles financieros. Es más difícil cuando no se tiene acceso a sus antecedentes y temas similares".

Es imposible negar el nivel de compromisos que los equipos están haciendo con jugadores cubanos. Los D-Backs anunciaron un pacto de seis años y US$68.5 millones con Tomás el lunes pasado. Rusney Castillo firmó por siete años y US$72 millones con los Medias Rojas en agosto; José Abreu lo hizo por seis años y US$68 millones con los Medias Blancas en octubre pasado; y Yasiel Puig suscribió un convenio por siete años y US$42 millones con los Dodgers en junio de 2012.

"Los jugadores cubanos están emergiendo nuevamente. Volvemos a los días de antaño con (Tony) Oliva y (Bert) Campaneris, así que sabemos que están jugando béisbol de calidad allá", dice el gerente general de los D-Backs Dave Stewart. "Al ver los primeros equipos que han hecho adquisiciones de peloteros provenientes de allá, y su éxito, ahora todos prestamos atención. Creo es justo decir que Cuba será vista de la misma forma que México, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela en América Latina como fuente de potenciales estrellas en las Grandes Ligas".