Gillick reflexiona sobre los 1ros Dominican Blue Jays

Gillick reflexiona sobre los 1ros <i>Dominican Blue Jays</i>

SAN DIEGO -- Desde el otoño del 2012, los Azulejos de Toronto y su gerente general Alex Anthopoulos empezaron a reconstruir su equipo con muchos jugadores de renombre a base de cambios y firmas de impacto mayor.

Para la fanaticada dominicana, los Azulejos tienen un atractivo especial debido a la alta cantidad de jugadores de dicho país en el roster del 2013 al 2014: José Reyes, Edwin Encarnación, José Bautista, Emilio Bonifacio, Melky Cabrera, Esmil Rogers, Moisés Sierra y Ramón Ortiz son los quisqueyanos que en algún momento han vestido el uniforme de la escuadra canadiense desde el principio del año pasado.

En la República Dominicana, dicha presencia provocó que la fanaticada denominara al equipo como los Dominican Blue Jays. Dicho apodo se refiere no sólo a los Azulejos de la actualidad, sino también que hace recordar a las ediciones de Toronto de los años 70 y 80 construidas por el súper escucha dominicano Epifanio Guerrero el gerente general Pat Gillick.

"Fue él que realmente empezó a promocionar a los jugadores dominicanos y de eso hace casi 50 años", le dijo a LasMayores.com Gillick acerca de Guerrero, fallecido en mayo del 2013 a los 71 años. "Él merece mucho crédito y sé que estaría muy orgulloso de la presencia no sólo de tantos peloteros dominicanos, sino los tantos jugadores latinoamericanos en Grandes Ligas ahora mismo".

Gillick, presente en las Reuniones Invernales del 2014 en el Manchester Grand Hyatt de esta ciudad, conoció a Guerrero a mediados de la década de los 60 como scout de los Astros de Houston. El dúo se juntó para hacer su mejor trabajo con los Azulejos, franquicia nacida en 1977. Por recomendación de Guerrero, Toronto firmó o adquirió de otras organizaciones a jugadores dominicanos como Tony "Cabeza" Fernández, Nelson Liriano, Dámaso García, Junior Félix y George Bell-entre muchos otros.

Muchos de dichos peloteros formaron la base de un equipo que ganó cinco títulos divisionales y dos Series Mundiales entre 1985 y 1993. Gillick, quien también ganó un anillo de Serie Mundial al frente de los Filis en el 2008, opina que de alguna manera lo hecho por Guerrero y él-la construcción de la edición original de los Dominican Blue Jays--ayudó a impulsar el impacto del pelotero latinoamericano en el béisbol de América del Norte.

"Algunos de los jugadores que firmamos que llegaron a Grandes Ligas pudieron haber sido modelos a seguir para los más jóvenes", comentó Gillick, exaltado al Salón de la Fama en el 2010. "Siempre es bueno tener modelos a seguir. Tal vez alguien que haya estado en nuestra organización pudo haber sido un modelo a seguir para alguien en Grandes Ligas o a punto de estarlo. Eso te da una sensación bastante buena".