Llegada de Kevin Cash tiene entusiasmados a Rays

ST. PETERSBURG - Los Rays consideraron a decenas de candidatos mientras buscaban al quinto manager en la historia de la franquicia. A la vez que pretendían cambiar el tono del clubhouse, habían determinado que la persona ideal poseería ciertas características y se regiría por una filosofía similar a la de la organización.

Todas las cualidades que buscaban las hallaron en Kevin Cash.

"Hubo varios atributos que percibimos claramente: habilidad a la hora de comunicarse, una gran presencia, lealtad, confianza y una inteligencia y dedicación o preparación que afectaría a todo el equipo", dijo Silverman. "Kevin reúne todas esas cosas y es por eso que estamos entusiasmados de incorporarlo".

Cash no ha dirigido juego alguno en el béisbol profesional y tiene apenas 37 años de edad, lo cual lo hace mayor que todos los peloteros en el roster de 40 jugadores los Rays, pero sólo por unas semanas. No obstante, posee una combinación interesante de experiencia. Fue ligamayorista durante ocho campañas, fungió como escucha por un año y luego se unió a los Indios como coach del bullpen.

"Ha demostrado ser un estudiante del juego y su transición al rol de capataz creemos será bastante fácil dado el ambiente que tenemos aquí", dijo Silverman acerca de Cash.

Dicho ambiente incluye al resto del cuerpo de coaches de los Rays, el cual se espera se mantenga intacto a la vez que contratan un nuevo coach de la banca. Cash también puede apoyarse en la gerencia, la cual consiste mayormente - con la excepción obvia de Andrew Friedman - de los mismos ejecutivos que le buscaron jugadores y asesoraron al ex piloto del club, Joe Maddon, durante los últimos años.

"Obviamente el tono va a cambiar un poco, pero los jugadores, el personal y la cultura y lo que han creado es algo de lo cual me considero muy afortunado de formar parte", dijo Cash.

Al explicar por qué Cash fue la opción indicada para los Rays, Silverman habló más acerca de la actitud y la personalidad del nuevo piloto que de su filosofía a la hora de armar el lineup o acudir al bullpen.

"Al final, fue cuestión de su energía, aplomo, confianza y la mentalidad abierta que posee. Es una combinación poco común en un individuo", dijo Silverman.