Ahora le toca a Dan Duquette reforzar a los los Orioles

Con el éxito que han tenido en las últimas tres temporadas, los Orioles se han ganado el beneficio de la duda. Es así de sencillo.

El gerente general Dan Duquette y el capataz Buck Showalter han estado al frente del increíble renacimiento de esta franquicia. En el proceso, han revivido la pasión por el béisbol en Baltimore, como lo demuestra el aumento de 40% en asistencia que ha visto el Camden Yards desde el 2011.

"Me sirve de inspiración el interés que hay en el equipo y la manera en que los fanáticos se identifican con los jugadores de los Orioles", expresó Duquette, quien ha fungido como vicepresidente ejecutivo del club durante las últimas tres campañas.

Desde el Día Inaugural del 2012, los Orioles han ganado 274 juegos. Sólo tres equipos - los Nacionales, Atléticos y Cardenales - tienen más victorias en ese tramo. Baltimore ha logrado dicho éxito con una mezcla de jugadores desarrollados dentro de la organización, canjes inteligentes y contrataciones de bajo perfil, entre ellos el mexicano Miguel Ángel González, Steve Pearce, Wei-Yin Chen y Nate McLouth.

De hecho, en sus tres campañas el mando en Baltimore, Duquette se ha vuelto a establecer como uno de los mejores ejecutivos de Grandes Ligas. Y le ha encargado sus sabias adquisiciones a un manager, Showalter, que es tan bueno como cualquiera.

Con un clubhouse que cuenta con las presencias de figuras como Adam Jones, Matt Wieters y otros, los Orioles han sido un equipo ejemplar.

Ahora bien, es cierto que han tenido una semana difícil.

Una cosa es quedarse sin el jardinero Nelson Cruz, quien se unió a los Marineros tras encabezar las Grandes Ligas con 40 bambinazos en el 2014. Los Orioles no pretendían contar con los servicios del dominicano por más de una temporada, tras firmarlo a finales del invierno pasado.

Pero perder Nick Markakis les dolió. Más bien se podría decir que los Orioles simplemente dejaron que el jardinero se marchara.

Los Bravos firmaron a Markakis por cuatro años y US$44 millones. Al parecer los Orioles no estaban dispuestos a hacer semejante inversión en el guardabosque.

Probablemente se trate de una de esas encrucijadas en la que suelen verse los equipos buenos. Los Orioles tuvieron que tomar una decisión basada en la producción que le proyectan a Markakis.

En sus primeras siete campañas como ligamayorista, Markakis tuvo un OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .819 y promedió 38 dobles y 17 jonrones por año. Pero en sus últimas dos temporadas, su OPS fue de .707 y promedió apenas 26 dobletes y 12 vuelacercas.

Los Orioles se han preguntado si la lesión en el cuello con la que ha tenido que lidiar le ha robado poder de manera permanente. No obstante, Markakis tiene apenas 31 años de edad y podría rendir a un alto nivel por varios años más. O quizás no.

Al final, dos franquicias exitosas encabezadas por personas inteligentes llegaron a diferentes conclusiones con respecto al mismo jugador.

La decisión fue dolorosa para Baltimore, ya que Markakis había sido parte de la organización desde que fue seleccionado en el draft amateur del 2003. Su llegada al equipo grande en el 2006 marcó el inicio de una era de esperanza para los fans de los Orioles.

Pero quizás lo más increíble sea que a los Orioles aún se les puede considerar el mejor equipo en el Este de la Liga Americana ahora mismo. Se llevaron el título divisional por un margen de 12 juegos en el 2014 y, aunque perdieron a Cruz y a Markakis, tendrán de regreso a Manny Machado, Chris Davis y a Wieters para el 2015. También contarán con su mejor prospecto de pitcheo, Dylan Bundy, quien se espera esté en salud y compita por un puesto en lo que ya es una rotación bastante sólida.

En cuanto a los dos huecos en los jardines se refieren, Duquette está evaluando sus opciones, entre las cuales están el agente libre Michael Morse y Delmon Young.

Otro jugador de liga menor que merece consideración es el guardabosque cubano Dariel Álvarez, de 26 años de edad, quien registró un promedio total de .306 por Doble-A y Triple-A en el 2014.

Como acostumbra, Duquette viene acumulando agentes libres de bajo perfil - precisamente el tipo de jugadores que le han rendido tanto en los últimos años.

Quizás con el tiempo, los Orioles vean esta semana como una en la que su disciplina y buen juicio les dio buenos resultados. Los Cardenales tomaron una decisión de semejante dificultad hace tres años al dejar ir al dominicano Albert Pujols y aun así han seguido clasificando para los playoffs.

Como dijo Jones, a la temporada baja le falta mucho todavía. Los Orioles podrían ser un equipo muy distinto para el Día Inaugural del 2015. Duquette tiene bastante trabajo por hacer, pero la historia indica que está a la altura del reto.