Los Mets de N.Y. buscarían mejorar en el campo corto

Lo maravilloso de la temporada muerta es que las especulaciones en ocasiones cobran mucha vida. Ese ha sido el caso con los Mets y sus intentos de reforzar el campo corto.

Si el equipo decide cambiar a uno de sus abridores por un torpedero, dicho movimiento podría ayudarlo a llegar a la postemporada en el 2015 o, igual de fácil, podría hacerlo arrepentirse por una década. Este ha sido un tema caliente debido a que el equipo luce sólido en otros aspectos.

Observando su mandato en Nueva York, el gerente general Sandy Alderson ha hecho un buen trabajo en muy poco tiempo. Llegó en el 2010 con la esperanza de duplicar el éxito que tuvo en Oakland al construir una organización que ganó tres títulos consecutivos de la Liga Americana (1988 a 1990).

Como lo hizo con los Atléticos, Alderson se enfocó en armar un buen sistema de liga menor, especialmente adquiriendo brazos de poder y agregando profundidad en cada posición. Cuatro años después, los Mets tienen lo que casi cada equipo pretende adquirir: pitcheo -- pitcheo joven y de calidad.

Con Matt Harvey, Zack Wheeler, Jacob deGrom, Noah Syndergaard, Jon Niese, Dillon Gee, el dominicano Rafael Montero y Jack Leathersich, entre otros, Nueva York ha tenido la clase de profundidad en su cuerpo monticular que lo puede llevar a octubre.

"Debíamos llegar al punto de poder contar con estas piezas", señaló Alderson. "Tienes que dejarlos madurar un poco antes de que tengan valor, o el alto valor que algunos de ellos tienen ahora. Eso no significa que vayamos a cambiar a todos, ni necesariamente a ninguno de ellos. Han llegado a una etapa en la que no solamente tienen valor en un canje, sino que nos pueden ayudar en el equipo grande. Definitivamente estamos en una mejor situación".

Además, el conjunto de Queens tiene profundidad en otras áreas, incluso en el puesto de campocorto. Tuvieron cuatro de los 10 mejores prospectos en Clase-A esta temporada.

¿Ahora cuál será el siguiente paso?

Cuando Alderson concedió la 15ta selección en el draft del 2015 para firmar al jardinero veterano Michael Cuddyer, ésa fue la clase de adquisición que un club hace cuando piensa que está cerca de ser contendiente.

Alderson está de acuerdo.

Los Mets se encuentran en un lugar bastante bueno. Incluso si no hacen más movimientos, podrían ser lo suficientemente buenos para llegar a los playoffs.

"Tenemos la profundidad en el pitcheo abridor", señaló Alderson. "Tenemos liderazgo veterano. No veo motivo por el que no podamos competir. Ese es mi punto de vista a estas alturas y así espero que sea cuando arranquemos los Entrenamientos de Primavera".

Claro que existen algunos vacíos.

Sin embargo, casi todos los equipos tienen múltiples huecos. Esto debería llamarles la atención, pero no es motivo para alarmarse como fue hace una década.

En cuanto al puesto de torpedero se refiere, los Mets reconocen que deben mejorar en dicha posición. Han expresado su interés en casi todos, desde Troy Tulowitzki hasta el cubano Alexei Ramírez, entre otros.

El hecho de que Alderson no haya realizado un canje indicaría que el resto de los equipos busca pitcheo.

Alderson deberá contemplar lo siguiente: ¿Le sobrarán los brazos? ¿Será que el campocorto indicado los impulse a la postemporada?

¿O se arriesgará Alderson a cambiar a uno de sus lanzadores? Por una parte, el interés por el pitcheo está en su punto más alto.

Por otra parte, el directivo de Nueva York no está completamente seguro de lo buenos que serán sus serpentineros jóvenes. Hasta ahora no ha querido cambiar a ninguno de ellos, porque quiere darle a cada uno el tiempo de avanzar por el sistema y también permitirle a los Mets observar el verdadero talento que tienen.

Matt Reynolds será un nombre que se deberá tener en cuenta.

Reynolds es un torpedero de 24 años de edad que viene de dividir su campaña con Doble-A Binghamton y Triple-A Las Vegas. Tuvo éxito en ambos niveles, consiguiendo un OPS (porcentaje de embasarse más slugging) total de 859.

Entonces, ¿necesitarán los Mets un recurso de algunos meses? ¿O será que Alderson tendrá que hacer un movimiento de mayor impacto?

Alderson sabe que el fallar jugadas de rutina detrás de un joven serpentinero es una de las maneras en que la confianza del pitcher se vería afectada y aumentaría su cantidad de lanzamientos. Y Nueva York tiene otros tres campocortos jóvenes que están en ascenso dentro de la organización. En algún momento -- posiblemente en un futuro cercano -- les llegará ayuda.

Muchos ahora mismo se atreverían a decir que los Mets lucen como uno de los mejores equipos en la División Este de la Liga Nacional, aparte de los Nacionales.

A fin de cuentas, su éxito dependería de la salud y producción de David Wright y Curtis Granderson.

Si los veteranos demuestran ser los jugadores que han sido durante la mayoría de sus carreras y si Harvey recupera su forma de as, podría ser un verano bastante divertido en el Citi Field.