Los Atléticos competirían aun bajo reconstrucción

Hace tres años, Billy Beane reconstruyó a los Atléticos. El GG no utilizó esa palabra en particular, pero esa fue la conclusión.

En tres maniobras distintas, el directivo canjeó a tres lanzadores ex convocados al Juego de Estrellas -- Trevor Cahill, Gio González y Andrew Bailey - por un buen grupo de jugadores jóvenes.

En ese momento, los Atléticos habían finalizado con marca de 74-88 a 22 juegos del primer lugar en el Oeste de la Liga Americana. Beane pensaba en ese momento que su equipo se encontraba a uno o dos años de ser lo suficientemente bueno como para contender, y que era tiempo de tomar un paso atrás para mejorar la profundidad de la organización.

¿Les trae algo a la mente todo esto?

Parte del ingenio de Beane - y vaya que tiene bastante- ha sido su habilidad de ver a sus equipos exactamente como son en lugar de lo que esperaba que fueran. Cuando los Atléticos llegaron a los entrenamientos primaverales en 2012, las expectativas eran casi nulas. Cuando la pretemporada finalizó, Oakland se sentía optimista de cara al futuro.

"Creo que tenemos el potencial para ser el mejor cuerpo de pitcheo en la liga", destacó Beane.

El GG no sabía si el futuro estaba aquí. Pensó que los Atléticos podrían ser mejores de lo que originalmente consideró en 2012, pero sabía que tenían la oportunidad de competir en 2013 ó 2014. Con esa mentalidad, los jugadores que llegaron a Oakland vía el cambio como Josh Reddick, Jarrod Parker, Tommy Milone, Collin Cowgill, y otros encajaron perfectamente.

Quizás usted recuerde el resultado de ese proyecto de reconstrucción. Los Atléticos tuvieron una mejora de 20 victorias y se agenciaron el banderín del Oeste de la L.A.

Y aquí estamos de nuevo con Beane bailando al mismo ritmo. Pero esta vez, -- incluyéndome a mí - no nos caerá por sorpresa. Pero el popular Moneyball aún no ha terminado. También parece estar dispuesto a canjear a su mejor lanzador, Jeff Samardzija, a cambio del grupo correcto de prospectos.

Es posible que lo haga.

Y Brandon Moss, quien ha conectado 76 cuadrangulares en las últimas tres campañas y ayudado a los Atléticos a jugar en tres postemporadas distintas, también podría terminar siendo blanco de negociaciones.

Pero los Atléticos aún pueden contender.

Esa es la parte que podría pasar fácilmente desapercibida en esta historia. Primero que nada, Beane no ha terminado de mover sus fichas. No se sorprendan si adquiere a un jugador de renombre.

¿Justin Upton? Sí, esa es una posibilidad.

¿Jay Bruce? El cañonero zurdo también es otra posibilidad que tendría mucho sentido.

¿El torpedero cubano Alexei Ramírez? Encajaría perfectamente.

Los gerentes generales le proponen escenarios de cambio porque saben que siempre los va a tomar en consideración. Por ahora, su mayor necesidad es un shortstop. En este momento, el GG no tiene idea de quién será el dueño de ese puesto.

Pero hagan de lado toda la incertidumbre, y este no es un equipo en reconstrucción. No con Sonny Gray, Scott Kazmir, A.J. Griffin y Parker encabezando la rotación. No con Coco Crisp y Reddick todavía patrullando los jardines y Moss en la inicial.

Es imposible saber cómo lucirán los Atléticos para el Día Inaugural, pero descartarlos sería un gran error.