Para algunos agentes libres, esperar valdría la pena

A la mayoría de los agentes libres les gusta saber con qué equipo estarán jugando antes de la llegada del Año Nuevo, pero existen algunos que prefieren esperarse hasta enero o después para firmar.

El invierno pasado, vimos a los dominicanos Nelson Cruz, Ervin Santana y Ubaldo Jiménez, además de Matt Garza, Stephen Drew y el cubano Kendrys Morales esperar mucho tiempo antes de firmar sus contratos -- con Drew y Morales firmando cuando la temporada ya había comenzado.

A continuación les presento una lista de cinco agentes libres que probablemente firmarán hasta después del 1 de enero:

1. Max Scherzer, LD
El lanzador de 30 años de edad no sólo es el mejor abridor derecho disponible en la agencia libre este invierno, sino que su agente, Scott Boras, también es conocido por esperar hasta el final para que sus jugadores firmen con el propósito de incrementar su demanda.

Hay muchos equipos interesados en Scherzer, pero pocos tienen el poder económico para llegarle al precio. Otra razón para esperar es la posibilidad de que algún club interesado logre cambiar a un pelotero importante para hacerse de flexibilidad económica y poder firmar a Scherzer (por ejemplo los Nacionales y Jordan Zimmermann).

Prince Fielder, otro cliente de Boras, firmó un mega-contrato de US$214 millones con los Tigres en enero del 2002, lo que quiere decir que esperar a veces vale la pena.

2. James Shields, LD
Hay muchos equipos interesados en Shields, pero el debate entre los directivos tiene que ver con la magnitud del contrato. Su historial nos indica que podría demandar un contrato por cinco años y entre US$90 y $100 millones, cifra que parece razonable para un lanzador que ha alcanzado la cifra mágica de los 200 innings en cada temporada desde el 2007, y cuyo promedio de efectividad ha oscilado en los 3.50 en la Liga Americana.

Sin embargo, su PCLA de 6.12 durante la pasada postemporada le quita un poco de brillo a su mote de "Big Game" James, y la pesada carga que Shields ha tenido sobre la loma en los últimos años podría ser una preocupación para los gerentes generales. Es por eso que su firma podría tomar algo de tiempo.

3. Francisco Liriano, LZ
El caso del dominicano podría asemejarse al del típico agente libre que espera sacarse la lotería con un millonario contrato en el mercado pero se siente decepcionado con las ofertas que recibe. Cuando esto sucede, el jugador se sobrevalora o espera hasta el final para tantear el mercado.

El zurdo ha padecido de inconsistencia a lo largo de su carrera, aunque sus últimas dos campañas con Pittsburgh deberían silenciar a varios de sus críticos. Pero fue apenas hace dos años cuando los Piratas fueron el único equipo que decidió arriesgarse con el zurdo, jugándoselas con un contrato de dos temporadas que al final resultó una ganga.

Y, en las últimas cuatro temporadas, la mayor cifra de entradas que Liriano ha tirado ha sido de 162 - una cantidad que convence poco para la clase de contrato que está exigiendo.

El próximo equipo que decida hacerse de los servicios de Liriano tendrá que desembolsar la chequera - y eso tomará tiempo.

4. Alexis Ríos, J
Existe demanda en el mercado por toleteros derechos de poder, y el puertorriqueño es uno de los pocos disponibles que es capaz de conectar 20 jonrones. Ríos, quien cumple 34 años en febrero, vivió su mejor campaña hace dos años con los Medias Blancas, cuando conectó 25 vuelacercas, empujó 91 carreras y anotó 93. Desde entonces, su poder ha mermado - este año sólo dio 4 cuadrangulares - mientras que su total de ponches ha aumentado y su métrica defensiva declinado.

Además, Ríos acaba de concluir un contrato por siete años y US$69 millones en el que su salario se incrementó hasta los US$12.5 millones. Al boricua le tomaría tempo asimilar que ya no recibiría esa clase de dinero por temporada. El factor que tiene a su favor es que no recibió una oferta calificada, lo que significa que un equipo no tendrá que ceder una selección del draft para firmarlo.

5. Stephen Drew, SS
Cada una de las últimas dos veces en las que Drew ha sido agente libre, el campocorto tuvo que esperar para firmar un contrato: A mediados de diciembre en 2012, cuando firmó con los Medias Rojas, y luego el invierno pasado, cuando tuvo que esperar hasta el 20 de mayo para volver a firmar con Boston. Al final la espera no valió la pena ya que tuvo una mala campaña.

A sus 32 años de edad, Drew busca un contrato multianual, pero probablemente tendría que conformarse con un contrato de un año para tratar de restablecer su valor. Otro factor en su contra es la presencia de otros dos shortstops disponibles en la agencia libre - el venezolano Asdrúbal Cabrera y Jed Lowrie - así como los cubanos Alexei Ramírez y Yunel Escobar quienes estarían disponibles vía un cambio.

Drew podría ser contratado como shortstop o segunda base.