La firma de Yasmany Tomás pondría a soñar a D-backs

Céspedes ayudó a los Atléticos convertirse en un equipo de postemporada cuando el jardinero se unió a Oakland hace tres años. Abreu no tuvo tanto impacto en su primera campaña en los Medias Blancas en el 2014 pero definitivamente no fue su culpa, al terminar con el premio del Novato del Año en la Liga Americana y candidato para el premio al Jugador Más Valioso.

Ambos llamaron bastante interés en el mercado de agentes libres por su capacidad como bateadores, principalmente por su poder. Tomás, quien jugó cinco temporadas con los Industriales de la Habana en la Serie Nacional de Cuba, es la misma clase de pelotero.

El máximo ejecutivo de béisbol de los D-backs, Tony La Russa, y el gerente general Dave Stewart -- además de los aficionados en Arizona -- esperan que esta nueva sensación cubana tenga el mismo impacto que los que llegaron antes que él.

Como Abreu, quien firmó por US$68 millones, Tomás tendría un contrato de seis temporadas. Pero en varias maneras este pacto es similar al que los Atléticos le otorgaron a Céspedes antes de los Entrenamientos de Primavera del 2012. Los Cachorros estaban ansiosos por adquirir a Céspedes pero insistían en firmarlo por seis años. Céspedes quería entrar en la agencia libre antes de eso, y los Atléticos lo hicieron posible al darle un contrato de cuatro campañas.

Este contrato fue un gran factor en la decisión del gerente general de Oakland, Billy Beane, de enviarlo a Boston el verano pasado, con Céspedes cerca de la agencia libre. El contrato de Tomás podría resultar en lo mismo, debido a una cláusula en su contrato, que según informes, le permitiría convertirse en agente libre después de cuatro temporadas.

Si permanece en el equipo por seis años o cuatro -- y hasta menos si deciden hacer lo mismo que los Atléticos hicieron con Céspedes y cambiarlo antes de la agencia libre -- los D-backs piensan que llenarán un gran vacío de un potente bate para complementar a Paul Goldschmidt. Esa era su meta cuando adquirieron a Mark Trumbo por medio de un cambio hace un año, pero el jardinero sufrió una fractura en el pie izquierdo en abril y al final conectó apenas 14 jonrones en 88 partidos.

Esto marca el primer movimiento de impacto de los D-backs desde que Stewart fue elegido por La Russa para reemplazar a Kevin Towers como el gerente general. Stewart realizó su primer canje hace una semana, adquiriendo al abridor Jeremy Hellickson de los Rays.

Parece que Arizona no descansará. Les gustaría agregar a un abridor para encabezar la rotación y deberán tomar una decisión en la antesala, donde el bateador zurdo Jake Lamb con un promedio de .327 con OPS de .973 entre Doble-A y Triple-A el año pasado, sería el próximo para tomar el puesto de titular.

Ambos equipos de Nueva York han estado interesados en los torpederos de los D-backs, con Didi Gregorius, Chris Owings y Nick Ahmed como las alternativas de Stewart y La Russa. El veterano Cliff Pennington también está en el roster, brindando la misma clase de profundidad que trae el jardinero Nolan Reimold.

Todas estas son decisiones intrigantes y muy importantes. Pero cuando los D-backs comiencen los Entrenamientos de Primavera en febrero, Tomás acaparará todos los titulares. Si pueden mantenerse cerca de los Gigantes y Dodgers la próxima temporada, el cañonero podría ser una de las mejores historias en la Gran Carpa. Esta es una contratación para los que sueñan en grande, y esa es la mejor clase de contratación.