Boston no dudó en reforzar su roster luego del 2014

¿Se arrepentirán los Medias Rojas de estos contratos? ¿No era esta clase de contratos que no querían otorgar?

Está claro que esto representa un cambio de estrategia para Boston. Y es posible que la gerencia lamente estas contrataciones. Pero así es la vida. La otra alternativa era no hacer nada y arriesgar terminar otra vez en el sótano.

Los Patirrojos han hecho lo que hacen las organizaciones inteligentes. Se adaptaron e hicieron ajustes. Al final, se trata simplemente de ganar.

Eso es lo que los Medias Rojas quieren demostrar con las firmas del venezolano Pablo Sandoval y del dominicano Hanley Ramírez, además de su interés en el as Jon Lester.

Si significa cambiar las cosas, entonces eso es lo que Boston hará. Desde que John Henry encabezó el grupo que compró al club hace 13 años, los Medias Rojas han ganado un total de 1,214 juegos entre campaña regular y playoffs. Los únicos que tienen más triunfos en ese trecho son los Yankees y los Cardenales.

También sobresalen los tres títulos, incluyendo el del 2013. Antes de triunfar en el 2004, los Patirrojos no habían ganado una Serie Mundial desde 1918.

Repasemos. Los Medias Rojas se deshicieron de tres enormes contratos -- el mexicano Adrián González, Josh Beckett y Carl Crawford -- durante la campaña del 2012.

En aquel momento, el conjunto expresó que quería hacer las cosas de otra manera. Es decir, confiar más en el desarrollo de jugadores y alejarse de las grandes firmas.

El equipo lo calificó como "sostenibilidad". El gerente general Ben Cherington hizo un gran trabajo al reconstruir el roster antes del 2013 con siete firmas de bajo precio y bajo perfil.

Esos siete jugadores ayudaron a conseguir otro campeonato de Serie Mundial. Pero los Medias Rojas vieron el 2013 como una clase de éxito que no puede repetirse.

Además, tenían jóvenes listos para la Gran Carpa. Entonces, su mayor prueba fue en los Entrenamientos de Primavera a comienzos de este año. Pusieron a prueba a dos muchachos: al jardinero Jackie Bradley Jr. y al torpedero Xander Bogaerts. Pensaron que otro prospecto, el antesalista Will Middlebrooks, tendría éxito en las Grandes Ligas.

Los Medias Rojas no tomaron esas decisiones sin pensarlas seriamente. Se preguntaron si dichos jóvenes estaban listos para cargar con esa responsabilidad.

Los Patirrojos hasta estudiaron cuántos cambios históricamente hace un campeón defensor. (La respuesta: dos o tres titulares.)

No funcionó. Los Medias Rojas aprendieron a las malas que los jóvenes vienen sin garantías.

Los Medias Rojas llegaron a una encrucijada en el mercado. Se espera que los contratos de Sandoval y Ramírez lleguen a un total de US$183 millones, sin incluir las opciones.

Pero estas dos contrataciones no serán suficientes. Cherington espera adquirir a dos abridores veteranos -- uno de la agencia libre y otro por medio de un cambio.

Vale la pena señalar que Cherington es un experto a la hora de identificar las debilidades de un equipo y trabajar agresivamente para resolverlas.

A mediados de la temporada pasada, Cherington vio un club que no era lo suficientemente bueno para llegar a otra postemporada. Entonces comenzó a prepararse para el 2015 al cambiar a Lester y a John Lackey para adquirir al guardabosque cubano Yoenis Céspedes, al abridor Joe Kelly y al jardinero/primera base Allen Craig.

Cherington también firmó al jardinero cubano Rusney Castillo y, en un trecho de algunas semanas, transformó un conjunto que necesitaba ofensiva en uno que tenía profundidad y flexibilidad.

Ahora que cuenta con Sandoval y Ramírez, y si agrega a dos abridores, habrá completado una restauración impresionante. Si los Medias Rojas no son los claros favoritos para llevarse la División Este de la Liga Americana en el 2015, están muy cerca.

En cuanto a sostenibilidad se refiere, tendremos que esperar hasta los próximos Entrenamientos de Primavera para saber a ciencia cierta. De llegar a firmar a Lester, Boston tendría la profundidad para hacer un canje por otro abridor y aún mantener un buen sistema de liga menor.

Al final, no es nada complicado. Cada club tiene parámetros de lo que puede hacer. Los Medias Rojas no se disculparán por tener más recursos que los otros.

Entonces, aunque todavía están comprometidos con el desarrollo de jugadores y aunque esperan no tener que acudir a dichos recursos con frecuencia, demostraron de gran manera que están decididos a volver al éxito en el 2015.

Los seguidores de los Medias Rojas tienen motivos para sentirse bastante optimistas.