S.F. o Boston, ambas excelentes opciones para Pablo

En algún momento, el venezolano Pablo Sandoval se sentará a contemplar todo lo que los Gigantes y Medias Rojas le están ofreciendo.

Ambos conjuntos ofrecerán seguridad financiera y un ambiente de béisbol. Ambos equipos ofrecerán la oportunidad de ser parte de una franquicia que es pieza angular en las Grandes Ligas y la oportunidad de jugar en un gran estadio.

En otras palabras, este es un gran momento para Sandoval. Cualquier decisión será la correcta.

Son pocos los jugadores que ingresan a la agencia libre justo cuando su valor se encuentra en el punto más alto.

Pero debería tener en cuenta una cosa, algo que no puede medirse.

En San Francisco estará por todo lo alto. Será un ícono de los Gigantes para siempre.

El ser parte de tres campeonatos en cinco temporadas lo coloca en un lugar especial en los corazones y mentes de los seguidores de los Gigantes.

Pero no todo fue color de rosa para Sandoval en la bahía.

Perdió su puesto como titular varias veces, incluyendo en la Serie Mundial del 2010. También frustraciones con su desempeño en el 2012.

Aquella fue la temporada que resultó ser el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial, y después todo fue perdonado.

Es un gran jugador cuando hay mucho de por medio. Durante la temporada regular no siempre ha sido el caso.

Eso no le importa a los fanáticos de los Gigantes. Ellos solamente quieren animar al que llaman "El Panda".

Juega con cierta alegría, con la mentalidad que simplemente se puede comparar a la de un niño viviendo un sueño.

Ese puede ser el principal motivo por el que sus seguidores lo aman. Solamente sale a divertirse y las ovaciones lo llenan de energía.

Si firma con los Medias Rojas, aquel amor desaparecerá. De repente, se trata de un negocio.

No tiene la historia con el equipo como el dominicano David Ortiz ni Dustin Pedroia y por la clase de dinero que recibirá, habrá una presión y expectativa que nunca tuvo con los Gigantes.

En San Francisco él es familia. En Boston se trata de un negocio, y el antesalista estaría satisfecho con esto.

Cualquier jugador profesional maneja la presión de manera diferente, y los Gigantes señalan que en San Francisco también hay presión para triunfar.

Si Sandoval firma con los Patirrojos, es muy probable que le encante jugar ahí. La infinita energía de Pedroia lo ayudaría.

Ortiz y Shane Victorino lo harán reír. Le gustará jugar para el mánager John Farrell como le gustó jugar para Bruce Bochy.

Ahí también ganará.

Los Medias Rojas y Gigantes han ganado un total de seis títulos en los últimos 11 años.

Después de terminar de últimos por segunda vez en las últimas tres campañas, Boston se ha comprometido a enderezar el barco en el 2015.

El tener el jugador perfecto para abrir el mercado al momento indicado es una gran oportunidad para los Medias Rojas y para Sandoval.

Por eso es posible que está unión está en sus destinos. No cabe duda de que si Sandoval y los Gigantes hubieran podido llegar a un acuerdo antes, lo hubieran hecho.

Parece que los Gigantes han fijado un límite y estaban dispuestos a dejar al tercera base explorar sus alternativas en el mercado.

La decisión indica que están preparados para perderlo. Los actuales campeones también tienen vacíos por llenar, especialmente en la rotación.

De todas maneras, Sandoval y los Gigantes parecen ser la unión perfecta.

Esperemos que sea un final feliz, cualquiera que sea su decisión.