Hunter disfruta la diversidad en camerinos de G.L.

SAPPORO, Japón - Eventos como la Serie de Estrellas en Japón son promocionados como vehículos para globalizar el béisbol, que a nivel profesional en los Estados Unidos se he visto impactado desde hace muchas décadas por la presencia de estrellas latinoamericanas y, en años más recientes, peloteros asiáticos.

Con el aumento de la diversidad en Grandes Ligas y liga menor, jugadores de diferentes nacionalidades, idiomas y culturas se han juntado cada vez más en los rosters de los diferentes equipos. Por ende, se han forjado muchas amistades y se han ampliado muchos horizontes.

"Todos tenemos una meta en común, y eso es ganar", dijo el relevista de los Orioles de Baltimore, Tommy Hunter, quien forma parte del equipo de MLB que se mide a la selección japonesa este mes aquí. "Puedes tomar a cualquier persona de cualquier cultura, ponerlo en un terreno de béisbol, y si ellos tienen la misma mentalidad que tú, no importa qué clase de barrera del idioma exista. La mentalidad está ahí".

Mientras estuvo en Tokio, Hunter cenó con su ex compañero de liga menor y lanzador retirado del béisbol japonés, Yukinaga Maeda. Además, Hunter califica a su ex compañero de equipo en Texas y Baltimore, el dominicano Pedro Strop, como "uno de mis mejores amigos".

Según el derecho veterano, los lazos se forman basados en la experiencia compartida de jugar el deporte que todos aman.

"Creo que de eso se trata la camaradería, la unidad y la fraternidad del béisbol por todo el mundo", expresó Hunter. "Forjas esos lazos bien rápido con los peloteros.

"Esa clase de relaciones se forman en cada aspecto de la vida y el béisbol es uno de ellos", continuó. "Respetas a los que juegan bien y juegan duro. Compartimos la misma pasión y el mismo entusiasmo por algo. Si eres pelotero, eres pelotero".

Esta gira por Japón ha sido una oportunidad para que los jugadores de Grandes Ligas se den un buen baño de cultura japonesa. Pero el grupo de MLB también tiene una marcada presencia latinoamericana, con nueve jugadores nacidos en la República Dominicana, Venezuela o Cuba, más otro de ascendencia puertorriqueña.

Además de Strop, Hunter se ha hecho amigo de muchos de sus compañeros latinoamericanos a través de los años y ya tiene muchas invitaciones para visitar sus países. Aunque aún no ha decidido ir, sí tiene un viaje de esa naturaleza en agenda.

"Todos me invitan. Quieren mucho que yo vaya", afirmó. "Espero hacerlo. Tienen experiencias que quieren compartir, sus país, su cultura y cómo son. Uno escucha las historias. Algún día lo haré".