Los Marlins hicieron lo correcto al pactar con Stanton

Los Marlins hicieron lo correcto al pactar con Stanton

Ver jugar a los Marlins de Miami el verano pasado fue un deleite. Todos esos muchachos entregándose al 100% y divirtiéndose sobre el terreno de juego. Aun después de que su as, el cubano José Fernández, quedó fuera tras lesionarse del codo derecho, los Peces siguieron luchando, ganando más juegos de los que cualquiera hubiera imaginado.

Y es ahí donde comenzamos nuestra conversación de cara al 2015.

Con un trío de jardineros compuesto por Giancarlo Stanton, Christian Yelich y el dominicano Marcell Ozuna, todos ellos con 25 años de edad o menores. Con una rotación integrada por el venezolano Henderson Álvarez, Nathan Eovaldi, Tom Koehler y Jarred Cosart, todos con una oportunidad de ser especiales. Con veteranos como Casey McGehee y Jarrod Saltalamacchia aportando estabilidad y liderazgo.

Y con Mike Redmond, quien dirige a los Marlins con dureza y humor y un toque perfecto, con el entendido de que el juego es difícil y que a los peloteros jóvenes se les debe permitir tener éxito y fracasar y volver a tener éxito a su propio ritmo.

Los Marlins tuvieron una mejoría de 15 juegos la pasada campaña, pero esa es sólo una cifra. Lo que hicieron los Peces no puede medirse con números. Me refiero a que cambiaron la manera en que los ve la industria entera

Ese es un tributo a Jeffrey Loria, quien hizo una de las mejores contrataciones desde que adquirió a los Marlins al nombrar a Dan Jennings su gerente general. Junto a Michael Hill, presidente de operaciones de béisbol, tuvieron un tremendo receso de temporada previo a la campaña del 2014.

Conscientes de que dependerían mayormente de jugadores jóvenes, añadieron presencia veterana al clubhouse - McGehee, Saltalamacchia, Jeff Baker y otros. Desde el momento en que esos peloteros llegaron a esta organización, quedaron impresionados con la profundidad y calidad del pitcheo.

A pesar de ello, era incierto de qué manera todo ese talento se manifestaría en el terreno de juego. Resultó que los muchachos hicieron un gran trabajo. Los Marlins tenían marca de 65-65 el 25 de agosto. Un año antes, la foja de los Peces en esa misma fecha era de 49-81.

El 9 de septiembre, los Marlins todavía tenían posibilidades de avanzar a la postemporada, un juego por debajo de los .500 con récord de 71-72 a 3 1/2 juegos del segundo comodín de la Liga Nacional. Perdieron 13 de 19 encuentros para cerrar la campaña, pero su marca de 77-85 representó un gran paso hacia adelante.

Mientras Hill y Jennings trabajan duro con miras al 2015, cuentan con mucho más certeza de la que tuvieron a esta altura la temporada pasada. Ese joven trío de jardineros tiene la oportunidad de ser uno de los mejores en el juego. En cuanto a la rotación, no tendrán a Fernández de regreso de una cirugía Tommy John sino hasta mediados de la campaña, pero cuenta con un grupo de muchachos que tiran duro, y los Marlins tienen en camino a varios de los mejores prospectos del béisbol.

Pero todavía hay bastantes interrogantes. Una de ellas es cuánto más seguirán mejorando estos jugadores jóvenes mientras los reportes de los scouts los acechan y exhiben sus debilidades. La otra es apuntalar el bullpen y estudiar opciones externas en la inicial y la intermedia.

Si cualquiera de estas cosas influyó en la decisión de Stanton de pactar un contrato por 13 años y US$325 millones es debatible. Los Marlins estaban tan comprometidos con enviarle un mensaje a sus fanáticos que esta vez realmente sería diferente, que el hacer y deshacer del roster terminaría, que probablemente pagarían lo que sea para retener a Stanton.

Dejando de lado la parte económica - y eso es algo difícil de hacer - este contrato con Stanton elimina algo de incertidumbre este invierno. Los fanáticos de los Marlins ahora pueden esperar una temporada en la que uno de los mejores peloteros -y embajadores- de Grandes Ligas es parte de la comunidad y del equipo.

Las franquicias pasan décadas buscando a un jugador como Stanton, un individuo que hace todo de la manera correcta, desde la forma en que se desempeña en el terreno de juego hasta el trabajo que realiza con los fans y en la comunidad. De esa manera, Stanton tiene un sentido de responsabilidad acerca de hacer siempre lo correcto.

Si los Marlins hubieran decidido canjear a Stanton, habrían obtenido una buena cuota de prospectos a cambio. Pero ahora mismo Stanton se encuentra en el lugar correcto.

Loria fue ampliamente criticado hace dos años por armar y luego desarmar su roster durante una campaña decepcionante. ¿Pero qué era lo que se esperaba que hiciera? ¿Quedarse con algo que no le funcionaba?

La gente de béisbol alrededor de Loria hizo un gran trabajo al adquirir talento a cambio del dominicano Hanley Ramírez, Josh Johnson, etc. Y su sistema de ligas menores ha sido por mucho tiempo uno de los más productivos del béisbol.

Ahora los Marlins están en un lugar diferente, tanto en términos de talento como de expectativas. De alguna manera, se siente como que esta vez es diferente.